Sábado, 24 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Unas 200 personas reivindican en la frontera hispano-lusa el fin de los telepeajes en Portugal

A la manifestación asistieron representantes de diversas entidades sindicales y empresariales españolas

Protesta en la frontera en la mañana del miércoles | Fotos Adrián Martín

La frontera hispano-lusa (exactamente la parte portuguesa) fue escenario en la mañana del miércoles de la protesta de unas 200 personas contra los telepeajes actualmente vigentes en Portugal en las autopistas A23 y A25. La protesta había sido convocada inicialmente por una plataforma que aglutina a los sindicatos, usuarios de autopistas y asociaciones empresariales de la zona de Guarda y Castelo Branco (una de las más desfavorecidas de Portugal), sumándose a la misma distintas entidades del otro lado de la frontera, como Confaes, Comisiones Obreras, o la Unión General de Trabajadores.

Según explicó durante la mañana del miércoles José Gameiro, director de la Asociación Empresarial Beira Baixa de Castelo Branco, “no estamos pidiendo ni más ni menos que lo que teníamos antes”. Concretamente, lo que plantea la Plataforma es que se recuperen las antiguas SCUTS (que no obligaban al pago de peajes), ya que entienden que permitiría mejores condiciones de desarrollo y atracción económica en el territorio afectado.

José Gameiro indica que “hay varios sectores que hay que tener en cuenta” a la hora de hablar de este asunto, resaltando por ejemplo que en esa zona de Portugal “no hay rutas de transporte público” como alternativa a acoger el coche, y que los telepeajes están provocando que personas que viven en grandes ciudades como Lisboa u Oporto no acudan a ver a los familiares que puedan tener en la zona por tener que pagar.

En ese mismo sentido, el empresario turístico Luis Vega, que posee varios hoteles en la región, señaló que “tenemos problemas con el turismo, porque no hay alternativas de tráfico para circular entre Vilar Formoso y Guarda”, explicando que si un ciudadano español pretende ir a Portugal “tiene que pagar siempre”. Esto ha hecho que “el turismo español haya bajado mucho desde 2011”. Desde su punto de vista, el sistema de telepeajes “no es normal en un país democrático, de la Unión Europea, lo que pasa aquí en Portugal, que hay que pagar por circular; es una vergüenza”.

 

José Gameiro remarcó que “los peajes también son malos para vosotros”, en referencia a España, algo que corroboró el presidente de Confaes, Juan Manuel Gomez, quién incidió en que, “si se está trabajando en el Corredor Atlántico y en liberar fronteras, no es momento oportuno para poner peajes que no contribuyen a ello”. Expresando que “no es bueno para Portugal, ya que puede favorecer entradas por otro lado y que se pueda quedar aislado”, hace un llamamiento al gobierno portugués para que liberalice las autopistas.

Junto a los empresarios también estuvieron en la manifestación los sindicatos, expresando desde la Unión General de Trabajadores que “es un hecho muy raro que estemos aquí empresarios, sindicatos y asociaciones reivindicando una cuestión que no es una reivindicación necesaria, es una exigencia justa,  que se permita fluidez de los trabajadores de un lado y otro de la Raya, en una zona deprimida”. En este sentido, los telepeajes son vistos como un “hándicap” a la fluidez del transporte.

En la protesta también estuvo Comisiones Obreras, con una amplia representación del a Comunidad, porque “el sindicalismo de clase tiene que sobrepasar las fronteras”, según apunta Emilio Pérez Prieto, quién cree que estos telepeajes van en contra del espíritu del Espacio Schengen, además de “hacer perder competitividad” a la zona. La retirada de los telepeajes la ve clave “para la competitividad de las empresas y los salarios de los trabajadores”, apuntando además que “hay otras formas de pagar, de aumentar los ingresos del Estado, que paguen más los que más tienen”. Por último, expresó que la Junta de Castilla y León también tiene que incidir en la propuesta.