Domingo, 26 de mayo de 2019

“El 26 de mayo hay una oportunidad histórica de cambio en Castilla y León”

Nos jugamos, asegura, “el futuro después de muchos años de un Gobierno que ha fracasado, está agotado y que ha manchado el buen nombre de las instituciones”
Luis Tudanca, candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León.

“En la ambición que debe tener esta comunidad autónoma y en la limpieza de sus dirigentes y sus instituciones”. Esto es, en palabras de Luis Tudanca, candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León, en lo que habría de notarse el cambio a partir del próximo 26M, tras unas elecciones en las que, como asegura, Castilla y León “se juega el futuro”. “Hay una oportunidad histórica de cambio, pero tenemos que demostrar a la gente que el PSOE representa la alternativa decente”. Apela, precisamente, a recuperar la “decencia” en la política, a “que haya instituciones sin mancha de corrupción de las que los ciudadanos se puedan sentir orgullosos”. Y si hay un problema que preocupa es la despoblación, “el más dramático”, subraya, y en el que “ha faltado voluntad y eficacia” para combatirlo. Sobre posibles pactos, “en primer lugar, vamos a respetar lo que digan los ciudadanos”, y, como precisa, “más que con quién, me preocupa dialogar sobre el qué”.

¿Qué se juega Castilla y León el próximo 26 de mayo?

Se juega el futuro. El futuro después de muchos años de un Gobierno en Castilla y León que ha fracasado, está agotado y que ha manchado el buen nombre de las instituciones con la corrupción en una tierra con muchas oportunidades que se merece tener, de nuevo, voz en España para que la gente que ha nacido aquí pueda vivir y formar una familia en la tierra que le vio nacer.

A día de hoy, ¿cuáles son los problemas más acuciantes en Castilla y León?

El principal es la despoblación. Es el más dramático y consecuencia de la falta de empleo y el deterioro de los servicios públicos. Somos la Comunidad que más población ha perdido durante los últimos años, donde mueren el doble de los que nacen. Tenemos una Comunidad cada vez más envejecida.

Hablar de Castilla y León es hablar de la España vaciada, ¿ha faltado voluntad política para combatir la despoblación?

Si, sin duda. Ha faltado voluntad y eficacia. La Agenda Contra la Despoblación aprobada por el PP hace 10 años negaban la existencia del problema diciendo, textualmente, que había que desmontar un tópico. Yo siempre he defendido que el PP no ha estado interesado en acabar con la despoblación, sino que ha estado más interesado en mantener el poder y que la gente joven se marchara de aquí para que nada cambiara. Se han despilfarrado recursos públicos y han deteriorado la vida en el medio rural, lo que han hecho imposible fijar población.

¿Cómo generar nuevas oportunidades en el mundo rural?

En primer lugar, no engañando a la gente. Enderezar el rumbo va a costar, pero hay que empezar porque si no caminamos hacia el abismo. Hay que hacerlo creando empleo. Por eso propusimos un Pacto por la Reindustrialización para cambiar el modelo económico y productivo. Hay que reequilibrar comarcas y provincias y blindar los servicios públicos, las urgencias médicas rurales, recuperar una sanidad pública, universal y gratuita, bajar las tasas universitarias, que la dependencia sea un nicho de empleo en el medio rural, buscar nuevos sectores productivos como el sector forestal o impulsar la banda ancha en el medio rural. Se trata, en definitiva, no se trata de poner parches sino de cambiar la Comunidad de arriba abajo.

¿Y para evitar la marcha de jóvenes y, a su vez, atraer de nuevo el talento a la comunidad?

Lo que acabo de enumerar ayudará pero también hemos presentado, en colaboración con universidades y el Consejo de la Juventud, un Plan de Retorno del Talento que propusimos al inicio de la legislatura, que acordamos con la Junta y todos los partidos políticos en el Plan de Promoción y Desarrollo Industrial, pero que la Junta ha sido incapaz de poner en marcha. Hay presupuesto acordado, pero no se lo han gastado. Esto permitiría contratar investigadores, conceder a las empresas que hagan contratos estables a jóvenes que se han ido a otras comunidades y a otros países para poner en marcha proyectos de emprendedores con lo que hemos llamado ‘pasaportes de vuelta’ a esta tierra. Sin jóvenes esta tierra no tiene futuro.

¿En qué habría de notarse especialmente el cambio en los primeros cien días de gobierno si llega a ser presidente de la Junta?

Se notaría en la ambición que debe tener esta Comunidad autónoma y en la limpieza de sus dirigentes y sus instituciones. Castilla y León no va a ser más que nadie pero tampoco menos y alzaremos la voz en todos los debates nacionales que tengan que ver con la financiación autonómica, con la lucha ante el reto demográfico, con las infraestructuras… Tiene que ver con hacer política desde el territorio, fuera de los despachos.

¿Se fía de las encuestas?

Nunca. Son muy buenas para el PSOE. Señalan que podríamos ganar las elecciones en esta Comunidad por primera vez en décadas. Señalan que hay una oportunidad histórica de cambio, pero tenemos que demostrar a la gente que el PSOE representa la alternativa decente. Ahora estamos dedicados a mostrar cuál es nuestro proyecto político para ganar credibilidad entre los ciudadanos.

El objetivo, imagino, es salir a ganar, y por la mayoría más amplia posible, pero en caso de hipotéticos pactos, ¿pondría líneas rojas a algún partido?

En primer lugar, vamos a respetar lo que digan los ciudadanos. Y parece que se inclinan en que hablemos entre partidos políticos, que dialoguemos porque se han acabado las mayorías absolutas. A mí, más que con quién, me preocupa dialogar sobre el qué. Si se trata de acordar con otros partidos políticos rescatar el hospital de Burgos que privatizó el PP, si se trata de acordar con otros partidos para garantizar los servicios públicos, para proteger el medio rural o para regenerar la vida política, pues hablaremos, pero para todo lo demás ya está el proyecto del Partido Popular que ya sabemos a dónde ha conducido esta Comunidad.

Y  una última pregunta, ¿qué valores habría que recuperar en política?

La decencia en la política, fundamentalmente. Que haya instituciones sin mancha de corrupción en nuestra Comunidad, de las que los ciudadanos se puedan sentir orgullosos. Y que la política deje de ser un ejercicio de demagogia y mentiras como ha ocurrido en esta pasada campaña electoral por parte de las derechas. Porque va en detrimento de la calidad de la democracia y la cercanía. Esta Comunidad no puede gobernarse desde un solo despacho sin mirar a los ojos de la gente, sin saber cuáles son sus necesidades y sus problemas para buscar las soluciones.