Miércoles, 21 de agosto de 2019

Un ladrón en mi casa

284

Que sí, que sí, que nos roban a manos llenas. Que las eléctricas siguen batiendo récords de precios en las tarifas, mientras los gobiernos miran a otro lado (o a sus cuentas corrientes, en el caso de los exgobernantes). Que no hay quien lo aguante, ni quien le ponga freno.

Mientras tanto, los beneficios de las eléctricas siguen siendo cuantiosos (menores que los del año anterior, dicen) y los bolsillos de los españoles continúan siendo atracados.

Al final, no resulta descabellada esa idea de recuperar una energética estatal que recupere la cordura en un sector (de primera necesidad) que se ha dejado en manos de los sin escrúpulos.