Jueves, 23 de mayo de 2019
Bracamonte al día

El Ayuntamiento solicitará un aumento de caudal a la Confederación ante la instalación de nuevas industrias en la ciudad

Carmen Ávila trasladaba esta petición a la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés, durante un encuentro en el que además se abordaba el canon que anualmente abona la ciudad
La alcaldesa Carmen Ávila ha solicitado un aumento del caudal que abastece Peñaranda desde la Presa de El Milagro. Foto: Archivo
La alcaldesa de Peñaranda, Carmen Ávila, ha planteado aumentar el caudal de aguas que abastece a la ciudad en la reunión que este martes mantenía con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero, Cristina Danés.
 
En este primer encuentro celebrado en Valladolid, la regidora municipal ha expuesto la necesidad de elevar dicho caudal para dar servicio a las empresas que se instalaran próximamente en la ciudad, ya que en algunas de ellas se requiere un volumen importante de consumo, por lo que se estudia pasar de las 46,3 litros por segundo actuales a 50 o incluso una cantidad mayor. Un planteamiento que a priori ha recibido el visto bueno de la responsable de la CHD y que podrá plantearse su concesión una vez realizados y presentados los trámites necesarios para ello.
 
El canon que actualmente paga la ciudad y la situación con respecto a la Presa del Milagro, ha sido otro de los asuntos destacados en este encuentro. A este respecto, la primera edil ha detallado que el pago que realiza el Ayuntamiento viene determinado por la Ley de Aguas y el convenio con carácter vitalicio que se firmó en su momento, en el que consta el mantenimiento de la Presa absorbido por el Consistorio, a lo que se añade la catalogación de “embalse de riesgo” al Milagro, por lo que requiere mayor personal y cuidados que otras de menor nivel, algo que incrementa el pago municipal.
 
Una cuantía que en 2018 suponía un abono anual de 156.000 euros, mientras que en 2017 ascendía a 215.000 euros, importe en el que se incluye el mantenimiento total del personal y el embalse, con todos los gastos generados en él, cantidad que varía en función de dichos gastos y las incidencias que se presenten a lo largo del año y que debe asumir el propio Ayuntamiento. 
 
Es por esto por lo que Carmen Ávila planteaba que a medio o largo plazo pudieran abastecerse de la Presa del Milagro los municipios cercanos a la misma, algo para lo que sería necesaria una importante inversión de la Junta de la Castilla y León, además de que los consistorios implicados estuvieran a favor, ya que supondría un desembolso para sus arcas en el reparto del canon, tal y como ocurre con la ciudad ahora.