Sábado, 21 de septiembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El árbitro que se marchó insultando de Miróbriga regresa para reírse un rato más del III Columnas

Lamentable actuación del colegiado en la segunda parte del duelo del III Juvenil ante el FS San José

En esta jugada Diego Rubio acabó dolorido... y expulsado

Los habituales de las crónicas deportivas de Ciudad Rodrigo Al Día saben que de los árbitros se suele hablar muy poco (aún recuerdo aquella ‘bronca’ en el Francisco Mateos: “¿cómo es que no dijiste nada del árbitro del partido contra el (...)?”, respondida con un “¿pero cómo voy a ‘echarle la culpa’ al árbitro con todo lo que falló el Ciudad Rodrigo aquel día”?). Pero claro, hay situaciones que claman al cielo.

Y una de ellas es la actuación del colegiado, de nombre Ricardo Prieto, que arbitró en la tarde del sábado en el Pabellón Eladio Jiménez (al estar ocupado el Pabellón de Conde de Foxá por la Media Maratón) el encuentro de juveniles entre III Columnas y FS San José, que ganaron los capitalinos con cierta ‘justicia’... pero claro, la película podía haber sido muy diferente si el árbitro hubiera impartido justicia de otra forma en vez de cebarse con el III Columnas.

Por centrarnos en cosas llamémoslas ‘objetivas’, resulta totalmente inaudito que, después de que el San José se pusiera muy pronto con 4 faltas en el 2º tiempo (las dos primeras en menos de 2 minutos, y las otras dos antes de llegar al 10’), el colegiado no llegase a señalar la 5ª cuando hubo un ramillete de acciones claras que sino fueron falta Que baje Dios y lo vea, como rezaba la película en la cual se empleó justamente el marcador del Pabellón Eladio Jiménez que las fue señalando en la tarde sabatina.

Lo curioso es que, frente a esa actitud descarada de no querer pitar la 5ª falta visitante, una de las 4 que sí pitó en la segunda parte, lo hizo sin verla lo más mínimo: una mano de un jugador de San José que estaba muy cerca de la grada, totalmente de espaldas a la posición del colegiado. La grada saltó como un resorte diciendo “mano”, y el árbitro pitó de oídas.

Por cierto, hablando de oído, hay que reseñar que, al igual que la vista le falla o tiene selección visual en función de los colores de las camisetas, el colegiado tiene una audición magnífica, siendo capaz de oír a cualquier distancia las lógicas quejas de los responsables del III Columnas desde el banquillo (expulsó por este motivo a Alejandro Marquiz). Eso, o que estaba más preocupado del banquillo mirobrigense que de otra cosa.

En el lado mirobrigense, tardó bastante en cometer su primera falta de este segundo período, pero luego en un visto y no visto el árbitro les puso con 5 cuando todavía quedaban 7 minutos. Para rematar, en el tramo final expulsó a Diego Rubio por dos amarillas casi seguidas después de que el propio jugador mirobrigense hubiese resultado dolorido en la acción por la que vio la primera. Debía ser que no se quedaba a gusto sino expulsaba a alguien como en sus anteriores visitas, donde también montó el show.

De hecho, no sabemos es si esta actuación del colegiado es algún tipo de ‘venganza’ de aquella otra visita que hizo a Miróbriga el pasado 20 de enero, cuando literalmente se marchó de la ciudad insultando en plena calle al menos al padre de un jugador del III Cadete, justamente después de que en torno al descanso del partido que había arbitrado de cadetes hubiese comentado sus ‘ganas’ de que le dijesen algo en la calle para poder responder (ya que en el Pabellón ‘no podía’).

Hay que apuntar que en esa visita del mes de enero, al igual que ya había hecho este mismo colegiado otra vez en octubre de 2016, el colegiado hizo llamar a la Policía Local por el ambiente del Pabellón.


[LA CRÓNICA]

Con todo eso que hemos explicado sobre el árbitro, queda descafeinada la crónica deportiva de un partido donde el III Columnas prolongó, frente a un equipo que está acabando relativamente bien la temporada, San José, el tremendo bache en el que se ha metido. Precisamente, esa dinámica se reflejó en los primeros compases del partido, estando mejor el San José. Tras salvar Samu y Pablo Ramos dos buenas ocasiones de gol, la tercera clara la mandaron para adentro: en un saque de córner en el 5’, enviaron el balón atrás y de ahí hacia el palo derecho.

Javi Toribio estrelló el balón en el palo en ese mismo minuto, logrando los mirobrigenses el empate en el siguiente: tras atraparlo, Pablo Ramos salió con el balón jugado, abriéndolo a la derecha para Samu, quién se lo devolvió a Pablo Ramos, que resolvió ante el guardameta. En los compases siguientes, estuvo mejor el San José, con tres nuevas opciones (dos las desbarató Pablo Ramos y otra Jorge Crespo), antes de conseguir en el 8’ su segundo tanto, en otro saque de córner.

Quizá la clave del partido –además del árbitro- estuvo en el 10’: Pablo Ramos subió de nuevo, deteniéndole el guardameta rival un buen tiro de cerca. El balón salió rechazado, y Jorge Crespo tuvo una segunda opción, pero se la repelieron. Tras no poder poner el 2-2, el III Columnas encajó el 3º en el 11’, en una acción enredada en la cual Pablo Ramos paró un disparo, pero el balón se fue hacia arriba y acabó por entrar.

En el tramo siguiente, el III Columnas tuvo más posesión, pero pocas ocasiones, desperdiciando en el 16’ una contra 3vs1, además de irse fuera un remate un poco acrobático de Jorge Crespo a pase de Diego Sendín. Con Pablo Ramos haciendo de portero-jugador, el portero visitante casi marca a puerta vacía desde su casa, un poco antes de que el San José sumase su 4º tanto en el 18’, con algo de suerte: Pablo Ramos repelió un tiro, cayéndole el balón en el área a un jugador visitante, que marcó casi a placer.

La primera parte se cerró con una intentona de Diego Rubio que se perdió por poco y una del San José de cerca que atrapó Pablo Ramos. El paso por vestuarios sentó bien al III Columnas, que volvió con otra cara, dominando más o menos los 10 primeros minutos del segundo período, lo que se tradujo pronto en ocasiones de Jorge (que envió el portero a córner) o de Pablo Ramos (que se marchó fuera).

El III Columnas recortó en el 23’: Pablo Ramos salió con el balón por el centro, y ya adelante, se lo cedió a Jorge, quién marcó. Tras contener la respiración al minuto siguiente con otra acción donde el San José casi marca otra vez de rebote, los mirobrigenses pusieron el 3-4 en el 27’: Javi Toribio recuperó el balón por la banda derecha, avanzó un poco y sacó un tiro raso que se hizo camino.

Poco después, el portero visitante hizo otra intentona a puerta vacía desde su casa que también se marchó por poco, antes de unos tres minutos en los cuales el III Columnas buscó el empate, faltándole un poco de peligro final a las intentonas que generaron Pablo Ramos, Javi Toribio o Sergio.

Parecía que el gol del empate mirobrigense era cuestión de tiempo pero en el 31’ llegó el primer golpe: en una acción rápida desde atrás, culminada con un pase al hueco en la zona de arriba, resolvieron frente a Pablo Ramos (3-5). Tras este tanto, el III Columnas bajó prestaciones, perdiendo el partido intensidad. El gran mazazo tuvo lugar en el 33’: con Pablo Ramos arriba, el San José recuperó el balón, tirando desde su propio campo y marcando. Para más inri, a la hora de intentar evitar el tiro, Pablo Ramos hizo la 5ª falta de los suyos.

Con ese 3-6, el partido perdió muchísimo. El III Columnas siguió teniendo opciones, pero no hubo suerte: el guardameta atrapó remates ciertamente claros de Javi Toribio, Diego Rubio, o Pablo Martín, mientras que otras intentonas de Sergio o del mismo Javi Toribio se marcharon por poco. El San José también tuvo algunas opciones, siendo la más clara un lanzamiento de doble penalty en el 38’ que repelió Pablo Ramos. Finalmente el partido no vio más goles... y tampoco la 5ª falta del San José...