Muere la tarde

Dejemos que muera el día con sobrada paciencia. Mañana, asistiremos de nuevo al nacimiento de la luz, como si la noche anterior no nos hubiera cubierto con su sombra. 

    Manuel Lamas