Jueves, 22 de agosto de 2019

¿Por qué seremos todos vacas?

         En la mentalidad de los humanos cabe de todo. Ahora quieren que seamos todos vegetarianos, que comamos todos hierba. No podemos comer seres vivos. Pero los vegetales también están vivos ¿o es que no lo sabían? Y según algunas teorías que hablan de Gea, la tierra  está viva, incluso los minerales están vivos. ¿Y entonces qué coño vamos a comer?

        Vale, al ser humano se le puede convencer de cualquier cosa, ha habido predicaciones y doctrinas de todas clases, y siempre mucha gente se las traga. Pero ya me dirán ¿van a convencer a los leones de que también coman hierba? ¿Convencerán a los pájaros de que no coman insectos? ¿Convencerán a los peces de que no coman a otros peces?

      Es posible que lo hagan, entonces desaparecerán todas las especies de la Tierra. Y no habrá más que vacas.  Dios mío, qué tristeza da pensar eso. Pienso en “Melancolía de los leones”, un libro de cuentos de Pedro Juan Gutiérrez. Estos lechuguistas están tan  cargados de razón que convencerán incluso a los leones. Y de paso les dirán que si aprenden a leer no lean “Caperucita roja”, es un cuento muy incorrecto.

     Hay una empresa bastante vulgar que ya pone vacas por todas partes en las puertas de sus tiendas. Estoy hasta las narices de ver esas vacas y esos comercios, me parecen el colmo del aburrimiento y la vulgaridad. Pero tal vez sea una premonición, un anticipo de lo que espera al planeta Tierra. Por si acaso, voy ensayando, a ver si aprendo a decir correctamente : muuuuuu. Y me apuntaré al muismo, es una religión con futuro.

     Por cierto, yo soy un malvado que come conejo  con vino tinto. Y que disfruta de una parrillada argentina, voy a ver si me escondo en una cueva para comer langostas.

ANTONIO COSTA GÓMEZ    

Franz Marc: “Vacas”