Viernes, 10 de abril de 2020

Nada de lo animal me es ajeno (III)

 

                              Ciento cincuenta especies cada día

                              por el impacto humano se despiden,

                              se extinguen como sueños olvidados,

                              como el fuego y el hielo y el invierno.

                              Los bosques animales que te habitan

                              alojan en el sur del paladar,

                              al fondo del recuerdo, un fruto antiguo,

                               un fruto pequeñito e imperfecto,

                               un fruto que respira y se estremece,

                               la última promesa aún esférica,

                              el último comienzo.