Domingo, 5 de julio de 2020

Nada de lo animal me es ajeno (I)

 

 

Llovía y su elegancia, su intuición,

secretos entre el símbolo y la vida,

lenguajes compartidos y ternura

viajaban del misterio hacia el misterio.