Jueves, 23 de mayo de 2019

Chaves se reivindica en Zaragoza

El salmantino firmó dos faenas rotundas y recibió el premio al mejor lidiador de la corrida en el coso de la Misericordia 

López Chaves, Daniel Cuevas y David Galván trenzaban el paseíllo en la tarde de este martes, día de San Jorge, en la plaza de toros de La Misericordia zaragozana dentro de la primera corrida de toros del ciclo, un festejo concurso de ganaderías. Se lidiaban los hierros de Saltillo, Miura, Carriquiri, Concha y Sierra, Murteira Grave y Pablo Mayoral.

El primero de Saltillo fue un toro que fue tres veces al caballo, siempre buscando su sitio y el regate antes de llegar al peto. Al toro le faltó la entrega que sí le sobró a Domingo López Chaves: siempre apostando, siempre con el paso hacia adelante hasta que terminó podido el toro y se vino abajo. Como no tenía ni entrega ni raza, terminó embistiendo sin viaje e incluso se pudo relajar el torero en algunos momentos. Vuelta al ruedo tras fuerte petición de oreja no concedida. 

En el segundo, Daniel Cuevas se enfrentó a un toro de Miura mal presentado que se arrancó con plena vulgaridad al caballo, aunque fuese en cuatro ocasiones. Luego se quiso quedar debajo de los trastos, haciendo hilo y con un torero al que se le notó bastante la falta de rodaje. Silencio tras fallar con la espada.

Buena disposición anduvo Galván con el tercero de Carriquiri, un animal con una caja y unos pitones enormes. Parecía que iba a tener más celo, como así auguró en el buen comportamiento en el caballo, pero luego se fue quedando poco a poco debajo de la tela. A medida que se le iba acabando el fuelle, se le iba acabando la entrega. El torero gaditano le hizo una faena de más a menos, quedándose siempre muy quieto. A zurdas, el toro no fue lo mismo. Finiquitó por manoletinas y dos pinchazos y una estocada dejaron todo en ovación.

Una oreja paseó López Chaves del cuarto, un animal protestón al que le cogió la distancia y la altura al instante. Muy bien anduvo con el animal, puesto que supo componerse y gustarse y, al final, tuvo el poso de madurez para llegar arriba y cortarle una oreja con una estocada que tiró rápidamente al astado. Tuvo entrega y humillación, obedeciendo a lo que le hacía el salmantino.

Daniel Cuevas no tuvo capacidad de lidiar al quinto de Murteira Grave, que no fue peligroso. Aplaudido el toro en el arrastre –dio juego en el caballo- y pitado el torero.

Los mejores muletazos de la tarde llegaron de la mano de David Galván al sexto, un toro que hubiese sido de lío gordo porque siempre quería ir hacia adelante -de hecho, la entrega la mostró en las tres varas en el caballo- pero cuando llegó a la muleta no tenía fuelle ni ritmo. Sin la posibilidad de tener una embestida más ligada. Galván anduvo con mucho gusto, con mucha tranquilidad, disfrutando mucho del toro... sonaron dos avisos tras atascarse con el acero.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Misericordia, Zaragoza. Primera de la feria de San Jorge. Corrida concurso de ganaderías. Un cuarto de entrada.

Toros, por este orden, de Saltillo, Miura, Carriquiri, Concha y Sierra, Murteira Grave y Pablo Mayoral.

López Chaves, vuelta y oreja.

Daniel Cuevas, silencio y pitos.

David Galván, ovación y silencio.