Miércoles, 1 de abril de 2020

El Cristo de la Liberación, sobriedad y silencio en la noche del Viernes Santo

Portada por una sección de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz, la talla de Vicente Cid Pérez transmite sensaciones a los espectadores

Una sección de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz, que tuvo que recortar por la lluvia su procesión del Jueves Santo, sí que pudo desfilar en la madrugada del sábado con el Santísimo Cristo de la Liberación. Una espectacular talla de Vicente Cid Pérez (1988), que al principio de la Semana Santa se trasladaba desde la capilla del Cementerio de San Carlos Borromeo hasta la capilla del Colegio del Arzobispo Fonseca.

Por eso, el recorrido por la ciudad partía de Fonseca para discurrir por la Cuesta de San Blas, Fuentecilla de San Blas, Cervantes, Serranos, Traviesa, Libreros, Tavira, Plaza Juan XXIII, Benedicto XVI,  Francisco Vitoria, Rúa Antigua, Compañía, Cañizal, Tahonas Viejas, Ancha, Ramón y Cajal, Fonseca y el regreso al Colegio Arzobispo Fonseca.

Fotos de Alejandro López

Vídeo de Lydia González

  • Inicio de la procesión en la calle Fonseca. Foto de Alejandro López
Ver más imágenes: