Miércoles, 3 de junio de 2020

La lluvia suspendía la procesión de Jesús Flagelado por primera vez

La Hermandad sacó las imágenes a la puerta de la Clerecía como gesto hacia el público que esperaba y realizó un vía crucis en el interior 

Debido al estado de alarma por el coronavirus, que ha obligado a la suspensión de la Semana Santa, recordamos la crónica, vídeo y galería fotográfica de la procesión de Jesús Flagelado, que estaba prevista para el Miércoles Santo de 2019. La lluvia impidió su salida pero el paso se sacó hasta la puerta de la Clerecía.

No pudo ser. Se cumplieron la previsiones y la lluvia impidó la salida de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Flagelado y Nuestra Señora de las Lágrimas por primera vez en su historia. La imagen de El ‘Flagelado’, obra cumbre del escultor Luis Salvador Carmona (1760) y una de las imágenes de mayor calidad artística que procesiona en los desfiles de la Semana Santa salmantina, junto a Nuestra Señora de las Lágrimas, no procesiona este Miércoles Santo. Tristeza y algunas lágrimas entre los hermanos por la suspensión de la esperada procesión de Miércoles Santo.

Como gesto hacia todas las personas que esperaban la salida de los pasos, la hermandad sacó las imágenes a la puerta de la Clerecía y, después, realizó un vía crucis en el interior con la pena de todos los cofrades que esperaban desde hace meses esta salida con los pasos.

DETALLES

Pasos: Nuestro Padre Jesús Flagelado (Luis Salvador Carmona, 1760). Nuestra Señora de las Lágrimas (José Miguel Sánchez Peña, 1977).

Emblema: Sobre fondo color eminencia se sitúa una cruz blanca (herencia de la antigua sección de La Flagelación de la Vera Cruz) en cuya intersección se coloca el hexágono con el anagrama de las Congregaciones Marianas.
Hábito: Túnica y capa negras de raso, botonadura morada, capirote y fajín color eminencia, guantes blancos y zapato negro con hebillas plateadas.

Fotos: Alejandro López

Vídeo: Tomás Juárez

  •  El ‘Flagelado’, obra cumbre del escultor Luis Salvador Carmona, dentro de la Clerecía. Fotos: Alejandro López