Martes, 23 de abril de 2019

Fuego

La luz de las antorchas ilumina el camino del Cristo de la Humildad por la penumbra salmantina

Oración franciscana por las calles charras más silenciosas. Los rincones del casco histórico acogen en su recogimiento a la Hermandad Franciscana. La calle Traviesa se apaga a su paso y el fuego lo tiñe de todo de una luz hechizante. La procesión se envuelve en una gran mística. Las antorchas y el canto gregoriano ponen al Cristo de la Humildad enmarcado en el Patio Chico en una estampa única.

 

Fotos: Alejandro López

Ver más imágenes: