Martes, 23 de abril de 2019

Todo lo que nos une

Poema de Juan Carlos López Pinto dedicado a la Hermandad de Jesús Despojado, que procesiona hoy a las 18:00 horas

Hermanda de Jesús Despojado. Foto: Alejandro López

Corría el tiempo de la sed.

Nadie veía a nadie.

Sólo dolor y espinas, sólo sangre y vinagre.

La tierra seca, estéril.

Sólo los antiguos lamentos de los hombres.

Sólo  las plegarias vacías en las iglesias.

Un largo destierro y los lodos oscuros del desánimo.

Los hombres llegaron a proteger sus puertas por miedo, ocultaron de noche sus ajuares.

Pero a los tres días, LA LUZ.

Fuiste tú, SEÑOR, el que estuvo sentado junto al pozo,

Esperando a que se acercaran los hombres sin esperanza

Para ofrecerles el agua viva.

Vigilaste el ganado.

SEÑOR, deja que me acerque al pozo. Necesito beber y lavar mi herida.

Tengo la suerte de estar ante ti después de atravesar un desierto.

Y quiero responderte que SÍ, aunque me duelan las espinas, aunque me aghogue la vida.

Arrastro el miedo de la especie, el temor de sentirme

Sin una luz hospitalaria,  débil y desconfiado de un mundo

Que nos amenaza con sus túmulos y animales imaginarios.

SEÑOR, tú eres el dueño del secreto y debajo de ti, está  todo por hacer.

Enséñame a comprender tu dolor, a forjar el arado, el lenguaje de la vida que nos resucita.

Aún no ha amanecido y ya todas las ramas del cerezo se prenden como fódforos.

Te has levantado desde el laberinto sellado de la tierra.

Lo que antes era ceniza, ahora reposo  LUZ.

Nos abriste los ojos, cerrados en la lentitud del abismo, el de los muertos en su devaluada eternidad.

Lo aprendimos muy pronto: nos diste el orden transparente que se aleja del frío, la claridad      que purifica y cubre los confines de la ausencia de DIOS.

Si tuviera que hacer el resumen de la HISTORIA,.  Te diría: SEÑOR, GRACIAS.

Porque siempre fuiste, eres y serás: TODO LO QUE NOS UNE, El sueño desbordante de las estrellas, la eterna primavera, la suave luz de la mañana, el tesoro más preciado de nuestro corazón, la verdadera felicidad.

 Juan Carlos López

Para la oración ante el DESPOJADO (2019).