Miércoles, 17 de julio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Las Abuelas 3.0 y Equipo 1 se adjudican la novedosa ‘Aventura Urbana’

Nueve grupos de jóvenes se enfrentaron a otros tantos retos a lo largo de la tarde sabatina por el centro histórico

El centro histórico mirobrigense fue escenario durante buena parte de la tarde del sábado de una novedosa actividad con los jóvenes como protagonistas, que fue bautizada con el nombre de ‘Aventura Urbana en Ciudad Rodrigo’. El evento fue promovido por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento a iniciativa del joven mirobrigense Rubén González Fenoy, ideólogo de buena parte de las actividades, con la ayuda de varios colaboradores, como Descensos Medina.

La ‘Aventura Urbana’ tuvo dos partes, que afrontaron 9 grupos -el máximo posible- compuestos por entre 5 y 10 jóvenes. En total, hubo 73 personas en liza, de un amplio espectro de edad: desde aquellos con los 12 años ‘recién cumplidos’ (la edad mínima exigida) hasta otros que están ya a punto ya de abandonar la juventud (que finaliza con los 35 años).

Como primera parte de la tarde, los jóvenes afrontaron un total de 9 retos repartidos por distintos lugares del centro histórico: la Puerta de Santiago (junto a la Rosa de Thebas), la Parada de la Colada, la Plazuela del Castillo, la Plazuela de Herrasti, la Plazuela de Amayuelas, el Orfanato de la Catedral (en el interior del Seminario), la Plazuela de San Salvador, el Centro Social Aldea y las Cuatro Calles.

 

Para hacer ese recorrido por los retos (cuya ubicación los jóvenes desconocían), no se siguió ningún mapa, sino que cada grupo fue recibiendo mensajes de whatsapp de forma periódica a lo largo de la tarde, llegando los primeros cuando todos los chavales estaban reunidos en los soportales de la Casa Consistorial, donde se les explicó la historia general que había como trasfondo de las pruebas.

Los jóvenes tuvieron 25 minutos para resolver cada reto (contando en ese tiempo lo que pudieran tardar desde el reto anterior), en los que se alternaron escape room, pruebas con código QR, o geolocalización, incluida una espectacular prueba con espejos y un rayo láser en el interior de la Parada de La Colada.

Únicamente uno de los grupos (el de los más veteranos), Las Abuelas 3.0, logró superar los 9 retos, llevándose como recompensa una experiencia en Turismo Activa compuesta de dos actividades y una comida conjunta entre medias. Este equipo estuvo compuesto por María Esparcia, Carmen Esparcia, Jacobo Cuistellys, Almudena López, María Hernández, Lucía Moreno, Elena Calvo e Iban Hernández.

Como segunda parte de la Aventura Urbana, todos los grupos se dieron cita a las puertas del Palacio de Montarco, en cuyo interior se había montado un Nurikabe, una mezcla de sudoku y buscaminas que supuso un quebradero de cabeza para buena parte de los participantes. En este caso, de cada grupo sólo podía entrar una persona al Palacio (y disfrazado) para ir viendo el ‘panel’ desplegado e intentar dibujar su diseño en el exterior con sus compañeros.

Finalmente, únicamente hubo un grupo que consiguió adivinar dos de los diseños, Equipo 1, haciéndose como premio con una actividad de aventura en Turismo Activa. Esta formación estuvo integrada por Lucía Musini, Francisco Morais, Vanessa Ventura, Alfonso Marques, Goncalo Fernandes, Alba Garduño, Fernando, Lucía Martín y Patricia Sánchez.