Martes, 23 de abril de 2019

Sanidad vigila con más de 580 inspecciones al año las 170 piscinas de Salamanca

Salamanca es la segunda provincia de Castilla y León con más piscinas censadas, 24 cubiertas y 146 descubiertas
Imagen de archivo de una de las piscinas de Salamanca

Salamanca es la segunda provincia de Castilla y León con más piscinas censadas, 170, incluyendo las piscinas cubiertas (24) y descubiertas (146). La mayoría son publicas, 125,  y el resto privadas (45). En el conjunto de Castilla y León el número total de piscinas censadas, a 31 de diciembre de 2018, es de 1.016, de las cuales 747 (el 73,5%) son de titularidad pública y el resto, 269 (el 26,5%) son privadas, tal y como recoge el informe sobre la calidad de las aguas de recreo publicado por la Consejería de Sanidad de Castilla y León.

Con respecto al año anterior, el censo de piscinas ha aumentado un 1,7% (999 piscinas en 2017).  Por provincias, León, Salamanca y Valladolid destacan por tener un mayor número de piscinas, con 182, 170 y 164 respectivamente, suponiendo algo más de la mitad de las piscinas de la Comunidad.  

Vigilancia sanitaria de las piscinas

Respecto a la vigilancia y controles sanitarios de las piscinas, durante 2018 se han realizado 586 inspecciones en piscinas de Salamanca y emitido un total de 646 actuaciones documentadas (actas más hojas de control) a piscinas. Asimismo, en Salamanca se han realizado 900 controles de cloro y 901 controles de pH.

En el conjunto de Castilla y León, durante el último año se han realizado un total de 4.757 inspecciones en piscinas y emitido 4.817 actuaciones documentadas. La ratio de actas-hojas de control realizadas por piscina en el total de la Comunidad es de 4,7.  En la Comunidad se han realizado 7.957 controles de Cloro, 6.913 controles de pH, 1.187 controles de la temperatura del aire y 1.426 controles del porcentaje de humedad relativa.  

Con la entrada en vigor del Real Decreto 742/2013, se realiza visita de inspección inicial al comienzo de la actividad y tras paradas temporales superiores a 15 días, para valorar que la instalación es apta para su uso y cumple con la normativa vigente. Además, a lo largo del año (temporada de baño para descubiertas y todo el año para cubiertas) se efectúa una vigilancia de verificación para valorar el correcto funcionamiento de las piscinas.