Miércoles, 24 de abril de 2019
Alfoz al día

El Aula de Cultura acoge este jueves la segunda conferencia del Plan de Convivencia de Villamayor

En esta ocasión, el invitado es el es psicólogo Manuel Rodríguez Becerra, que impartirá una charla con el título ‘Aprendiendo de los TDAH (Alumnos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)’

El Aula de Cultura acogerá este jueves, a las 20.00 horas, la segunda conferencia del Plan de Convivencia de Villamayor. En esta ocasión, el invitado es el es psicólogo Manuel Rodríguez Becerra, que impartirá una charla con el título ‘Aprendiendo de los TDAH (Alumnos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)’.

El Plan de Convivencia de Villamayor se desarrolla en colaboración con las AMPAS del municipio y, junto a otras cuatro instituciones del Reino Unido, Turquía, Grecia y Jordania, han presentado un proyecto europeo para hacer más seguras las ciudades y pueblos europeos denominado ‘Plan de convivencia para promover pueblos y ciudades europeas seguras. COESAFECITYPLAN’.

Según explican los responsables, “en la Europa del  siglo XX vivió y trabajó con la  gran preocupación sobre cómo cuidar mejor a la infancia y a los adolescentes, y este siglo XXI vive  con la preocupación de cómo conseguir que los menores sean más educados y menos antisociales. Abordar esta situación es el  más importante de los  retos con los que nos enfrentamos el consorcio que presentamos este importante ‘Plan de convivencia para promover pueblos y ciudades europeas seguras’, dentro del programa Erasmus Plus KA2”.

La importancia de este plan que quieren lleva a Europa, aseguran, radica en que “creemos que todos los planes de convivencia vigentes van de arriba a abajo, es decir, primero se legislan por las administraciones  y después se pide la colaboración de los centros y los padres, sin preguntarle a ellos si lo necesitan”.

Este plan  posee una metodología innovadora porque surge de la necesidad y su dirección es de abajo a arriba,  nace en la primera célula, la familia. “Estamos seguros de que para que  un plan de convivencia funcione tiene que seguir el mismo recorrido que hacemos al nacer: primero estamos en la familia, después iteractuamos con  el colegio y por último interactuamos con el entorno en el que vivimos, el municipio o la ciudad”, indican.