Jueves, 20 de junio de 2019
Las Arribes al día

La DO Arribes incluye en su reglamento las variedades Bruñal y Sirah

Aún están en fase de estudio y registro otras como la Puesta en Cruz, Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano o Tinta Jeromo

Uvas de Bruñal listas para su estrujado en la Bodega Viña Romana de Villarino de los Aires / CORRAL

El Boletín Oficial de Castilla y León (BOCyL) publica este jueves la Orden que permite la modificación del reglamento de la Denominación de Origen Arribes. Recientemente esta figura de calidad modificó su pliego de condiciones para, entre otros requisitos de carácter técnico, introducir las variedades Bruñal y Syrah, y la publicación de hoy tiene por objeto la convergencia entre el pliego y el reglamento.

La introducción de estas nuevas variedades recoge las nuevas tendencias de elaboración en esta Denominación de Origen. Por un lado, la variedad Bruñal, autóctona de la zona y, por otro, la variedad Syrah, de reconocido prestigio a nivel mundial y que ha demostrado una excepcional capacidad de adaptación a las características agroclimáticas de las Arribes.

Amplio mapa varietal

Una de las mayores potencialidades de Arribes está en la singularidad de su mapa varietal ya que se pueden encontrar variedades que aún están en fase de estudio y registro como: Puesta en Cruz, Bastardillo Chico, Bastardillo Serrano o Tinta Jeromo; junto a otras ya incorporadas al anexo de variedades de viñedo para vinificación autorizadas en Castilla y León como es el caso de la variedad Bruñal, recientemente agregada.

Variedad Syrah

La modificación publicada hoy también pretende aprovechar el carácter mejorante de la variedad Syrah. Y es que las características de esta variedad se ven potenciadas cuando crece en suelos graníticos y guijarrosos y climas cálidos y soleados, condiciones propias de Arribes. La variedad Syrah se complementa perfectamente con las variedades autóctonas y, cuando se elabora como monovarietal, da lugar a vinos de alta calidad, expresando perfectamente el carácter diferencial de la zona.

Además de la introducción de estas variedades, se han modificado otros requisitos técnicos persiguiendo una mejor adaptación a los gustos del mercado. Concretamente, asimilando los parámetros físico-químicos de los vinos a los gustos del consumidor actual, que reclama vinos con mayor contenido en azúcar residual y menor graduación.