Martes, 25 de febrero de 2020

El pórtico de la Semana Santa

Vivir con profundidad y eficacia cristiana las celebraciones de la Semana Santa

En estos días abundan los llamados pregones de Semana Santa. El lunes pasado, tenía lugar en el Casino de Salamanca, como es habitual en cada año, el Pregón de la Semana Santa de Zamora, de manos de la directora de la Oficina Municipal de Turismo de Zamora, Estrella Torrecilla Crespo.

Palabra, cine y teatro fue la combinación que el director de cine mirobrigense, Pablo Moreno, utilizó para su pregón de Semana Santa de Ciudad Rodrigo, que tuvo lugar en la Catedral de Santa María de aquella diócesis. La encargada de presentar este acto fue la presidenta de la Junta Mayor de la Semana Santa, María del Carmen Castaño, quien también entregó al pregonero una placa conmemorativa al finalizar su disertación. Y finalmente tomó la palabra el obispo administrador apostólico de la diócesis, Jesús García Burillo, que impartió la bendición.

En Salamanca tuvo lugar el tradicional Pregón de Semana Santa el pasado martes en el teatro Liceo, con pleno total, ya que se había abierto el acto a todos los que querían asistir libremente hasta completar el aforo.

El pregonero de este año ha sido el periodista y hermano de las cofradías de Salamanca, Abrahán Coco Barajas. Centró su intervención en la ficción de una noticia que supone el “reencuentro” con su pasado semanasantero vivido por él en Salamanca, a la que vuelve cada año por estas fechas para participar en los actos de las cofradías, sobre todo el de los pasos de las procesiones, de inmenso valor artístico y devocional.

El acto comenzó y se cerró con sendas intervenciones de la banda municipal de Salamanca, bajo la batuta del director Mario Vercher.

Estuvieron presentes las máximas autoridades salmantinas civiles y religiosas, a las que el interviniente saludó expresamente agradeciendo su presencia, que dignifica la Semana Santa de nuestra ciudad, de reconocido prestigio turístico nacional e internacional.

¿Para qué sirve dar un pregón de Semana Santa, si siempre se dice más o menos lo mismo? Si ya sabemos, además, de lo que se va a hablar. ¿De verdad hacen falta estos pregones? ¿O al menos sirven para algo? Pues sí, es positivo e importante que tantas personas, en distintos lugares, nos hablen de los misterios de la Pasión a través de lo que significan las hermandades. Las propias hermandades intentan escoger para su pregón a hombres y mujeres que nos hablen de la Semana Santa desde su vivencia personal. Por eso, aunque hablen de las mismas cosas, cada uno lo expresa desde su propia vivencia, y así cada pregón resulta nuevo y diferente.

Es cierto que la piedad popular necesita constantemente ser revisada y purificada, como las demás formas de acercarse a Dios (y también necesita constante revisión y purificación la misma teología).

¿Para qué sirve, pues, un Pregón de Semana Santa? Pues para escuchar a alguien hablar de su fe. Aunque nos suene a lo de siempre, cada pregón será una confesión nueva. La fe es siempre la misma pero vivida de modo diferente porcada uno.

Y sirve también para hacernos una llamada de atención e invitarnos a vivir con profundidad y eficacia cristiana las celebraciones de la Semana Santa, la Semana Mayor de la comunidad cristiana. Vivir mejor las procesiones, tan hermosas y artísticas y provocadoras de devoción en quienes participan en ellas y en quienes las contemplan. Y ojalá sirvan también para ayudar a caer en la cuenta de que las más importantes celebraciones son las que señala la liturgia cristiana y eclesial.

Llegaron ya los pregones. Ya está aquí la Semana Santa. Los pregones le sirven de pórtico. Es decir, de puerta por la que entrar en la vivencia auténticamente cristiana de los misterios más importantes del Señor, los de su Pasión, Muerte y Resurrección.