Martes, 16 de julio de 2019
Alba de Tormes al día

La vuelta al mundo sin salir de clase

El viajero albense, Jaime Núñez, participó en las jornadas culturales del CEIP Santa Teresa para conmemorar el V Centenario de la vuelta al mundo de Magallanes
Jaime Núñez durante la charla ofrecida en el CEIP Santa Teresa

Durante esta semana el CEIP Santa Teresa ha celebrado unas jornadas culturales entre las que se encuentra la conmemoración del V centenario de la vuelta al mundo de Magallanes.  Para los escolares, una de las actividades más completa e ilustrativa resultó ser el audiovisual ofrecido por el viajero albense Jaime Núñez. Durante una hora, y a través de una cuidada selección de las fotografías de su archivo y con sus comentarios  y anécdotas, Jaime llevó a estos niños de viaje por el mundo.

Conocieron,  entre muchos lugares,  el impactante Gran Cañón del Colorado, las gigantescas Cataratas Victoria, el glaciar Perito Moreno,  la roca sagrada de los aborígenes australianos, el Uluru. Viajaron por cinco continentes, y también por selvas, desiertos…Vieron la línea que divide al mundo en dos mitades, el ecuador, descubrieron el lugar por dónde el marinero portugués cruzó del Atlántico al Pacífico, el estrecho de Magallanes. Aprendieron que en los desiertos, además de arena,  hay muchas otras cosas que la mayoría de la gente desconoce, como montañas, animales, plantas, cultivos, pueblos nómadas. Entre estos conocieron a los Tuaregs, y supieron el motivo de porqué se les conoce como “los hombres azules”. Comprendieron lo que es un geiser, un salar, o cómo, en Kazajistán, se produjo la desecación del Mar de Aral. Juntos atravesaron las más grandes cordilleras, Los Alpes, el Himalaya, Los Andes, el Altay, y ascendiendo por sus montañas, llegaron hasta los 5.000 m. de altitud.

Uno de los aspectos de estos viajes que más atraparon la atención de los escolares fue el apartado que Jaime dedicó a los muchos animales salvajes que se han cruzado por delante de las motos con las que  lleva a cabo sus travesías. Las impactantes imágenes de elefantes, jirafas, monos, canguros, hipopótamos, koalas…que pasaron ante ellos, hicieron que sus ojos se abrieran aún más de lo que estaban. Y también conocieron a decenas de personas de diferentes etnias, culturas y religiones que el aventurero albense les fue presentando, al tiempo que les enseñaba cómo son sus casas, sus costumbres, sus vidas…Incluso hubo tiempo para que Jaime llevará a los niños a realizar un largo viaje en moto. Dicha aventura tuvo como punto de partida nuestra villa, y como destino final la capital de Mongolia, Ulan Bator, y durante sus 14.000 km. de recorrido los pequeños aventureros cruzaron desiertos y cordilleras, atravesaron 10 países y 2 continentes y vivieron un buen número de anécdotas con la gente que el viaje les iba poniendo delante de ellos.

 Para terminar  les mostró unas imágenes de niños de otras partes del mundo. Niños como los que le escuchaban con atención, pero que, a diferencia de estos, no tienen una escuela cercana a la que acudir cada día, no disponen de libros, juguetes, ni de algo tan simple como que en sus casas puedan abrir un grifo y que al hacerlo, salga agua…y en muchos casos, desde muy pequeños, estos niños tienen que realizar tareas y trabajos muy duros. Con estas palabras, Jaime intentó que sus pequeños oyentes tomaran conciencia de lo afortunados que son.

Al final de cada audiovisual, los dos grupos en que se dividieron los escolares, tuvieron la oportunidad de poder realizar a Jaime las más variadas y sorprendentes preguntas que se les iban ocurriendo, a las que él no tuvo inconveniente en ir respondiendo una por una.

Esa mañana, más de cien niños de Alba de Tormes dieron una vuelta al mundo…y sin salir de la escuela.