Lunes, 22 de julio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Trabajadores de ambulancias de Miróbriga se suman a la protesta contra el cierre del Centro de Coordinación

Acudieron a la manifestación convocada en Salamanca capital donde se dieron cita trabajadores de toda la provincia

Los trabajadores, cortando la Avenida Mirat | Foto Eva Fernández

Trabajadores del servicio de ambulancias de Ciudad Rodrigo se sumaron en la mañana del martes a la manifestación convocada en Salamanca capital ante la Gerencia de Salud de Área de Salamanca contra el cierre del Centro de Coordinación de la gestión de recursos no urgentes de la provincia y su traslado a Valladolid.

En la manifestación (que cortó casi una hora la Avenida Mirat) se dieron cita trabajadores de ambulancias de toda la provincia salmantina, que volvieron a remarcar que el cierre del Centro implica el traslado de 14 trabajadores con más de 20 años de experiencia, “así como un peor servicio para la ciudadanía, como ya se está evidenciando en provincias como Ávila, donde ya se ha realizado”.

En este sentido, los trabajadores de las ambulancias consideran que el traslado supondrá “un perjuicio” para la ciudadanía, especialmente para los pacientes que protagonizan alguno de los más de 600 servicios diarios que realizan. Desde el punto de vista de los trabajadores, los actuales retrasos que ya se producen por falta de ambulancias y personal se incrementarán con el traslado del Centro a Valladolid, ya que el personal que se encargue del mismo “desconocerá la idiosincrasia (orografía, carreteras, localidades...) de Salamanca”.

En la manifestación de la mañana del martes participaron representantes de varios colectivos así como integrantes del PSOE. Su secretario provincial y procurador en las Cortes de Castilla y León, Fernando Pablos, afirmó que si el PSOE gana las elecciones autonómicas, reabrirán el Centro de Coordinación de Salamanca “porque es una cuestión de sentido común y también de cumplimiento de la legalidad” (según aseguran los implicados, el contrato de adjudicación del servicio prohíbe el traslado).

En los próximos días, se van a repartir unos folletos a todos los salmantinos para informarles de la situación. En los mismos se explica que la empresa concesionaria, Emersan, perteneciente al grupo Ambuibérica, “está en manos de un fondo de inversión que sólo mira por sus beneficios”, y que desde que ésta asumió el servicio, “hay menos vehículos y personal, lo que ha hecho aumentar considerablemente los tiempos de espera”.

En los folletos se denuncia además que se están utilizando ambulancias pagadas con dinero público para realizar servicios privados, “y a la Junta de Castilla y León no parece importarle nada de esto”. Los trabajadores animan a todos los que sufran retrasos a presentar reclamaciones por escrito. Según explican, el tiempo máximo de espera que debe esperar un paciente a una ambulancia es de 60 minutos.