Domingo, 15 de septiembre de 2019
Béjar al día

Finaliza la tercera edición del programa de Violencia de Género de Amdeve

El programa de sensibilización y prevención de violencia y apoyo a mujeres en situación de vulnerabilidad, explicado en Universidades y en la Subdelegación de Gobierno como un proyecto pionero en España

Presentación de los resultados del programa de sensibilización y prevención de la Violencia de Género

La Asociación de Mujeres Deobriga Vetonum (Amdeve) ha presentado los resultados Proyecto de sensibilización y prevención de violencia y apoyo a mujeres en situación de vulnerabilidad que por tercer año consecutivo desarrolla en Béjar junto a la Cooperativa Senara Aire, con la financiación de la Junta de Castilla y León.

La subvención de la Junta financia este proyecto para la contratación de jóvenes adscritas al Programa de Garantía Juvenil. Amdeve y Senara Aire cooperan para que en Béjar un equipo de dos trabajadoras, con alto nivel formativo, hayan podido desarollar este programa de igualdad y prevención de violencia, elaborando estudios rigurosos basados en los datos y en la reflexión, con metodologías participativas que se pretende que sean generadoras de cambios.

Amdeve ha sentido especialmente el final de esta edición del programa que ha durado seis meses, por la pérdida de este capital humano joven, del que se ven obligadas a prescindir por falta de recursos, que ha dejado honda huella trabajando transversalmente con grupos de jóvenes y profesores de colegios e institutos, mujeres en situación de vulnerabilidad y profesionales de todos los sectores implicados en cuestiones de género.

Pese a que el programa ha terminado estos días, la presidenta de la asociación de mujeres Amdeve, Emma Kunst, ha manifestado que  seguirán trabajando por una sociedad más justa e igualitaria, en la que todas las personas puedan expresar su diversidad; aunque no son pocos los problemas a los que se enfrenta, pues la subvención que permite el desarrollo de estos proyectos sólo cubre los gastos de contratación y seguridad social de las trabajadoras, los costes de hacienda y gestoría corren a cargo de estas pequeñas asociaciones que se encuentran con dificultades para asumirlos, a lo que se suma que este año sólo han recibido la mitad de la subvención por adelantado, el resto les será abonado a finales de año, cuando se justifique, lo que les ha supuesto adelantar el dinero y tener que pedir un préstamo.

Elena de Castro e Idaira Martín han sido las dos jóvenes que Amdeve y Senara Aire han tenido contratadas, han trabajado en colegios e institutos de Béjar, entre ellos, este año por primera vez con el Centro Integrado de Formación Profesional Ciudad de Béjar; han realizado talleres de empoderamiento con mujeres en situación de vulnerabilidad, han hecho un trabajo en red con otras asociaciones y profesionales y han organizado actividades abiertas a la ciudadanía como charlas, conferencias y talleres. 

En total en centros educativos han intervenido con un total de 223 hombres y 219 mujeres jóvenes, han realizado 54 talleres divididos en tres por cada curso y han tenido a 16 mujeres en el grupo de empoderamiento. Han destacado el trabajo con siete profesoras, una novedad este año, que ha sido importante para detectar la necesidad de transversalizar el enfoque de género y no centrarlo sólo en los alumnos, aunque el intento por implicar a las familias ha sido más complicado.

Parte del trabajo de las dos jóvenes sociólogas ha sido también detectar casos de violencia de género dentro de los institutos o en las entidades con las que han trabajado y han informado que han saltado cinco casos de violencia en estos seis meses y no sólo en el sector juvenil, sino también por parte del profesorado hacia sus alumnos, por lo que han hecho hincapié en la necesidad de que estos talleres sean obligatorios por ley para que lleguen a todos.

Entre las necesidades más acuciantes detectadas con este programa, han declarado que está la de seguir con los grupos de empoderamiento, porque es el único recurso que ha existido hasta ahora en Béjar para trabajar con mujeres que han sufrido violencias machistas. Con ellas se han realizado ocho sesiones que ahora quedan en suspenso y aunque existen recursos de atención individual no se consiguen con ellos los mismos resultados. En este taller, son las propias mujeres en diferentes fases del proceso de sufrir violencia, las que contrastan experiencias y se ayudan a superarlas, fortaleciéndose con una terapia muy valiosa para darse cuenta de que lo que les ha pasado no es casual ni único.

Otra de las necesidades detectadas en los centros educativos es que no sirve un módulo o una asignatura de género, sino que es necesario que la perspectiva sea transversal e interseccional, abordando en todas las clases, el género, la raza, las diversidades funcionales, las orientaciones e identidades de género; realidades que no se están controlando y permanecen invisibles en el sistema educativo. Martín y De Castro han calificado de “alarmante” homofobia y la transfobia que han detectado en los centros y han identificado la invisibilización como otro tipo de violencia. Creen que las violencias machistas no actúan solas, sino que actúan con el machismo, el clasismo, el racismo y los prejuicios que se ocultan en todos los sectores sociales.

Otra de las alarmas detectadas viene de los discursos políticamente correctos, nadie es machista y todo el mundo condena la violencia, pero las formas más sutiles de violencia no se identifican como tal, parece ser que muchas personas consideran que hay unas violencias que valen y otras que no, esto se traduce en que el amor romántico sigue siendo aceptado y continúa arraigado entre los jóvenes y por eso se hace necesario trabajar para crear modelos de relaciones sanas.

También consideran que es necesario seguir desarrollando programas con los profesionales implicados directamente con estos temas, con personal sanitario, servicios sociales, cuerpos de seguridad, jueces… porque al final nadie está exento de reproducir actitudes machistas, racistas o clasistas, y es a través de la autocrítica y del trabajo en red como se consiguen buenos resultados, y se puede llegar a una línea de trabajo unificada y una visión global del problema.

El proyecto de Amdeve como modelo en la Sudelegación del Gobierno y en la Universidad

La presidenta de Amdeve, Emma Kunst, ha declarado la sorpresa de la asociación que preside ante la cantidad de demandas que han tenido para explicar esta experiencia. Han sido solicitadas desde la Universidad de Salamanca, el Colegio de Trabajadoras Sociales, la Plataforma Feminista y la Subdelegación del Gobierno, entre otras,  algo que para las mujeres que conforman esta pequeña asociación ha sido toda una experiencia y un reconocimiento al trabajo de las mujeres del mundo rural que intentan cambiar y mejorar la sociedad.

El Pacto de Estado

Béjar ha recibido 3.100 euros del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Todos los Ayuntamientos han recibido cuantías del Gobierno para desarrollar programas, la Presidenta de Amdeve ha manifestado: “quiero dejar muy claro que el Pacto de Estado no es un regalo que nos hace un gobierno, al pacto de estado se llega porque durante los años 2017 y 2018, todos los colectivos y asociaciones feministas de España salimos a la calle para reivindicar que los partidos políticos llegaran a un acuerdo y que financiaran estas actividades tomándoselas en serio”.

Nuevos proyectos de Amdeve

La asociación de mujeres Amdeve ha presentado un proyecto a la Fundación La Caixa que contempla la formación a profesionales y a partidos políticos en temas de género, para que se comprendan conceptos clave y básicos para avanzar y dejar de cometer errores de base, como lo que es la brecha salarial o la diferencia entre violencia de género y violencia doméstica. Con ello se pretende ofrecer la posibilidad de aclarar estos conceptos, que a veces se incluyen en los programas electorales de forma errónea, a partidos de cualquier ideología.