Lunes, 22 de julio de 2019

Richard Lofthouse: “Solo el 10% de los vehículos cumple la normativa europea de emisiones en dióxido de nitrógeno”

Madrid acogió un nuevo seminario de la Fundación Naturgy, donde expertos del ámbito institucional, universitario y empresarial coinciden en señalar que la calidad del aire y el control de emisiones seguirán siendo factores primordiales en el diseño de la movilidad urbana
Seminario de la Fundación Naturgy

“Las autoridades municipales necesitan una ‘medición de la contaminación' mejor que la actual norma EURO 6+”. Así de contundente se mostró hoy en Madrid Richard Lofthouse, investigador sénior de Emissions Analytics, compañía británica especializada en pruebas y análisis de datos de sistemas portátiles de medición de emisiones. Lofthouse hizo estas afirmaciones en el seminario sobre ‘Etiquetaje ambiental de vehículos y gestión de la contaminación urbana’, que organizó la Fundación Naturgy esta mañana en su sede en Madrid, sólo unas semanas después de que se haya puesto en marcha el periodo sancionador de la zona de bajas emisiones Madrid Central. 

Lofthouse explicó el AIR Index, un nuevo índice que pone al alcance no solo de la Administración, sino también de los ciudadanos, para conocer mejor las emisiones de los vehículos. Se trata de una sencilla clasificación mediante un código de colores que muestra la diferencia entre vehículos limpios y sucios, realizada a partir de pruebas de vehículos realizadas en carretera. 

“¿Cuántos coches cumplen la norma Euro6 en dióxido de nitrógeno (NO2)?”, se preguntó Lofthouse. “Muy pocos, alrededor de un 10%. El resto de vehículos está muy por encima”, afirmó. 

El AIR Index se basa en “la norma CEN CWA17379, publicada en enero de este año, y que se trata de un procedimiento voluntario estándar europeo creado en el marco del Comité Europeo de Normalización”. La organización que está detrás de esta norma, explicada por el experto, es la alianza sin ánimo de lucro AllowAIR ("Allow Independent Road Testing"). 

Por su parte, Andrés Alastuey, profesor e investigador del CSIC, coincidió con Lofthouse en que la norma Euro6 ha sido positiva en la reducción de partículas contaminantes, “pero no se ha reducido de la misma manera las emisiones de dióxido de nitrógeno”, que junto a las partículas es uno de los principales contaminantes a nivel local. 

Alastuey centró su ponencia en las partículas PM2.5 y PM10, “los contaminantes más problemáticos desde el punto de vista de la salud, que provocan más de medio millón de muertes prematuras en Europa”. En algunas ciudades, como es el caso de Barcelona, “más del 60% del volumen total de PM10 y PM2.5 proviene del tráfico rodado”. 

Alastuey abogó por implantar medidas en el sector del transporte que sirvan para mejorar la calidad del aire, puesto que el tráfico es uno de los principales responsables de la emisión de la emisión de partículas, que tienen un efecto importante en la salud. 

Entre las medidas por las que abogó, se encuentran mejorar el transporte público, para que sea rápido, ecológico, eficiente y confortable. En segundo lugar, reducir el número de coches, evitando además que los más contaminantes entren en la ciudad. También habría que mejorar la eficiencia de aquellos vehículos que más se mueven, como es el caso de las flotas de transporte y los taxis. Y por último, se podría “rediseñar” las ciudades para impulsar el transporte activo y favorecer la dispersión de los contaminantes. “En Londres hay más vehículos que en Barcelona, pero los niveles de NO2 son más bajas”, explicó. 

También intervino en el seminario el jefe del Área de Vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT), Luis Fernando Velasco, que recordó que “hasta 2015 no se estableció la posibilidad de restringir la circulación de un vehículo por motivos medioambientales”. Hizo referencia a las 4 etiquetas y 5 categorías para diferenciar los 32 millones de vehículos del parque en España, que cuenta con una edad media de 12,5 años. “El 44% del parque de vehículos no tiene etiqueta. Es decir, casi la mitad del parque es Euro4 o menos”. 

“El objetivo de los distintivos era proporcionar una clasificación común de vehículos, teniendo claro que cada ayuntamiento pudiera establecer normativas, en base a la información que tienen de primera mano de circulación de la ciudad”. Tras la experiencia de estos años, Velasco consideró que “los distintivos ambientales han sido todo un éxito, como herramienta y modo de difusión”. Como planes actuales y de futuro de movilidad, la DGT mencionó su trabajo en el proyecto europeo Life Gystra para la medición de emisiones de vehículos a tiempo real o el posible distintivo de Carsharing, entre otros. 

El director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, Luis del Olmo Flores, que participó en la sesión de apertura de la jornada, puso de manifiesto el importante avance en la reducción de emisiones llevado a cabo en los últimos años. “Desde 2012, la Comunidad de Madrid tiene una buena calidad del aire en los parámetros de partículas contaminantes, especialmente en las emisiones de dióxido de nitrógeno, si bien hay que seguir trabajando para reducir los precursores del ozono troposférico”, según del Olmo. 

Del Olmo también se refirió a los valores de la Red de Calidad del Aire en la Comunidad de Madrid, que “actualmente son muy positivos y queremos mejorarlos aún más, así como implementar las líneas de ayudas para vehículos menos contaminantes, en taxis con menos emisiones, en vehículos particulares o en garajes que puedan contar con cargadores eléctricos para estos vehículos”, añadió. 

Por su parte, la directora general de la Fundación Naturgy, Mª Eugenia Coronado, remarcó la importancia de la temática de la jornada, que la Fundación lleva más de 15 años tratando, ya que, según la OMS, el 92% de la población mundial vive en lugares donde no se respetan los valores guía de la calidad del aire y donde la contaminación provoca cada año 3 millones de muertes prematuras. “El principal emisor en las ciudades es el tráfico, un fenómeno cuantificable y que se puede monitorizar, lo que permite tomar medidas y obtener resultados tangibles a corto plazo”, afirmó Coronado. 

En la segunda parte de la jornada, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid compartirán las acciones que están desarrollando para actuar en episodios de contaminación urbana. 

Fundación Naturgy y su vocación formativa y de sensibilización de la sociedad 

Este seminario forma parte de las actividades de formación que la Fundación Naturgy realiza en distintas ciudades españolas sobre temáticas relacionadas con la energía y el medio ambiente. Su objetivo fundamental es promover el uso racional de los recursos energéticos y fomentar un desarrollo sostenible. 

La Fundación Naturgy, fundada en 1992 por la compañía energética, también desarrolla programas de acción social, tanto en el ámbito nacional como internacional, incidiendo especialmente en actuaciones destinadas a paliar la vulnerabilidad energética. En el ámbito cultural, promueve acciones orientadas a la preservación y difusión del patrimonio histórico del sector del gas y la electricidad.