Domingo, 18 de agosto de 2019

Las organizaciones agrarias se suman a la manifestación de ‘La revuelta de la España vaciada’

El medio rural, donde viven agricultores y ganaderos, reivindica medidas para hacer frente al grave problema de la despoblación
Situación crítica para muchos pueblos que siguen perdiendo población

ASAJA, UPA y COAG de Castilla y León respaldan la manifestación del próximo domingo en Madrid que se celebra con el lema ‘La revuelta de la España vaciada’.  La organización agraria ASAJA apoya este acto porque es en el medio rural “donde se desarrolla nuestra actividad profesional, vital y familiar y donde radica el problema del despoblamiento.

Anima a  la participación por la necesidad de dar visibilidad al grave problema del envejecimiento y la despoblación rural que lleva al vaciamiento poblacional de territorios y pueblos de España. De 2007 a 2014, aproximadamente la mitad de los municipios españoles ha experimentado una disminución de la población, siendo la inmensa mayoría de ellos del entorno rural, mientras aumenta la concentración urbana. 

Por otro lado, UPA explica que la agricultura y la ganadería de carácter familiar es la única que puede evitar el avance de la “España vaciada”. Es el único modelo sostenible, el que crea empleo, aprovecha los recursos de forma sostenible y garantiza que haya vida en los pueblos. Por estos motivos, UPA participará este domingo en la manifestación que “inundará Madrid” con las reivindicaciones de un medio rural que lucha por su supervivencia.

COAG también se una a la manifestación del domingo para reclamar la atención sobre el gravísimo problema social y demográfico del interior peninsular, que se acentúa en el medio rural, despoblado y envejecido, y con carencias y dificultades para acceder a todo tipo de servicios que faciliten la vida de las personas, desde servicios básicos como sanidad y educación, a infraestructuras de comunicaciones o internet. Esta organización asegura que lleva décadas denunciando las consecuencias económicas, sociales y demográficas para el medio rural provocadas por unas políticas agrarias que expulsan a agricultores y ganaderos; que cierran servicios públicos en los pequeños municipios; que no invierten en actividades alternativas; no reconocen las carencias y costes añadidos de vivir en el medio rural; y unas políticas de infraestructuras que sólo comunican grandes ciudades, dejando aislados los territorios que atraviesan.