La medida del tiempo

Hay varias formas de medir el tiempo, pero solo a través de la experiencia podemos interpretar los resultados. Si deducimos el pasado, al tiempo que nos queda por vivir, obtenemos un resultado erróneo, porque damos como cierta una medida que suponemos. Solo el presente refleja lo que somos, pero, ni siquiera este, ofrece una lectura real de nuestra edad. Se hace pasado, antes de que podamos traducir lo que ha escrito sobre nuestra piel. 

        Manuel Lamas