Domingo, 18 de agosto de 2019

Una enfermedad social crónica y transmisible

En la Vida, las formas de vidas existentes tienen una gran variabilidad del estilo de vida personal y como Sociedad dado que depende de múltiples factores, como los valores,  los niveles de instrucción, los culturales, los socioeconómicos y sociopolíticos. Todos estos predisponen y/o condicionan la forma en que los ciudadanos aceptan y afrontan la vida, tanto solos y en comunidad al  poner en valor la variabilidad, la tolerancia, la igualdad, la solidaridad e la igualdad. También con el compromiso con los demás. Esta es la forma de defender a los que son más vulnerables, sufren situaciones de dificultad y con los que teenen necesidades básicas por estar en situaciones de riesgo y, con amenaza de exclusión. Es decir, contribuir, a través de los impuestos, a una Sociedad más justa y sostenible.

Todos somos personas diferentes y especiales; pero desde el punto de vista social somos iguales ante la Ley y, con los mismos Derechos Humanos que reconoce Naciones Unidas (ONU) al promulgarlos en tres generaciones que persiguen la La 1ªG. la Libertad, la 2ªG. la Igualdad y la 3ªG el Compromiso Social entre los pueblos porque estamos en un mundo global que debe ser sostenible. El problema viene cuando no se controlan los conflictos de interés y, se pone el énfasis en la libertad, a través del Derecho a Decidir ellos mismos sobre el futuro de Todos.También porque en esta estrategia subyace el sentimiento de creerse mejores, superiores al obviar la igualdad y la solidaridad. Esto es lo que pasa en algunas familias,  cuando los hijos en edad adulta deciden olvidarse por un conflicto de interés de su responsabilidad en ayudar a sus padres, abuelos y otros familiares. A nivel social,  la de contribuir a las pensiones.

Ninguna variable social ni conflicto de interés debe hacer perder el valor del respeto a la igualdad entre las personas poque hoy existen muchos sesgos y mentiras que generan situaciones nocivas y gente tóxica. Es decir, personas y personajes públicos que no controlan sus conflictos de interés y, por tanto, no persiguen otra cosa que mantener la confusión y, las falacias frente a la razón. Esto es lo que ha venido sucediendo en una región española que empezó defendiendo el derecho a decidir y ahora la independencia saltándose el marco legal y la Constitución.

Para prevenir y controlar esta enfermedad social crónica  y transmisible, los Gobiernos tienen que fomentar los Valores Humanos mediante la Educación y la formación dado que éstas inmunizan y protegen a la población con una cultura de basada en valores que evitan las mentiras, las manipulaciones y movimientos estratégicos como el Independentismo. Cualquier persona adulta y madura sabe que la independencia no existe de forma efectiva ni al principio de la vida ni al final y, en la transición entre una y otra, pueden existir grados de independencia; pero nunca es absoluta porque somos personsas sociales que necesitamos las relaciones interpersonales para crecer y madurar. Cuando se analiza de forma cualitativa el fenómeno de Cataluña, que ha crecido progresivamente durante las últimas tres décadas, se puede afirmar que la causa-raíz es que se ha utilizado la Educación y los Centros Educativos para manipular la Historia al contar con la permisividad de los distintos gobiernos que han mirado para otro lado por necesitar los votos de la burguesía catalana para gobernar. Todo ello, cuando el fin no debe justificar los medios. De este modo, se les ha permitido durante mucho tiempo la creencia de que son mejores y superiores frente al resto y, ahora su ego y su vanidad es tan grande que no son capaces ni de reflexionar ni dialogar; pero si hacer monologos, relacionarse sólo con los que piensan como ellos y perder el sentido común y la razón al estar obsesionados con una única idea que provoca daño familiar y social como al dividir a la Sociedad y fracturar a las familias, que son las unidades básicas de normalización e integración social al fomentar los valores como la tolerancia, la responsabilidad, la solidaridad y el compromiso social. 

Una valoración cualitativa de este fenómeno nos dice que la Debilidad de los Gobiernos ha propiciado que esta enfermedad se transmita en los colegios, hasta tal punto, que hoy se ha convertido en amenaza. Por otra parte, la falta de fortaleza y coherencia de los Gobiernos Constitucionales constutuye una oportunidad para que la sinrazón y el despropósito campe a sus anchas tanto a nivel nacional como internacional. Su objetivo es independizarse de España y seguir en Europa. Es decir, no contribuir al Bienestar de los españoles y si al de los otros pueblos europeos, cuando son los españoles los que con su esfuerzo han propiciado  el mejor nivel socioeconómico y de Bienestar de su Historia.

En mi opinión, se debe fortalecer a las personas en valores sociales saludables y que el Estado y sus Instituciones Constitucionales activen los mecanismos de resistencia y rersiliencia frente a un movimiento que se basa en el egoísmo, la vanidad y, la imbecilidad. Por otra parte, si se estima que es necesario reformar la Constitución, debe hacerse para que Todos los españoles sean iguales, sin sesgos geograficos ni de ningún otro tipo o naturaleza y, para ello, la principal fortaleza son los valores humanos y, no es saludable perder el sentido común, crear crispación y división con mentiras sociales y falacias electorales.

                                                                                                                                                                                                                                                     JAMCA