Martes, 21 de mayo de 2019

Un informático fue expulsado de Ciudadanos tras denunciar irregularidades del sistema de voto

Asegura que “monitorizan el proceso y, si es necesario, inyectan apoyos por la noche”

El informativo Javier Carpio ha presentado una denuncia por estas irregularidades. Foto de El Norte de Castilla

Javier Carpio (Alicante, 1966) fue expulsado como afiliado de Ciudadanos el pasado mes de octubre tras denunciar la falta de garantías del sistema de voto telemático que emplea el partido naranja en sus primarias.

De hecho, preguntó a los candidatos de Ciudadanos en Andalucía si habían recibido garantías sobre la auditoría del recuento y los votos telemáticos y le respondieron que no, “que el partido sigue sin dejar que nadie ajeno al aparato o comité electoral pueda saber los entresijos de la programación”, según figura en la denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga.

Ahora, tras los 82 votos fraudulentos detectados en las primarias de Ciudadanos en Castilla y León, Javier Carpio, informático de profesión, explica la vulnerabilidad de un sistema de votación electrónica que no cuenta con controles externos fuera del partido. “Para votar hay que identificarse, con DNI, nombres y apellidos. El que está al otro lado puede guardarse la información y el sentido de tu voto. Además, algunos afiliados han comprobado cómo se les ha cambiado de ciudad en los registros. Gente de Molina (Málaga) ha aparecido en Molina de Segura (Murcia)... justo cuando había primarias en Murcia. Cambian la localización para 'cocinar' con votantes que trasladan desde otros lugares. Y todo ha ido a peor, como ha sucedido en Castilla y León: durante la noche se producen picos de voto que se suman al candidato del aparato. Monitorizan cada voto que va entrando, trabajan de madrugada, están de guardia, mirando la urna virtual en la noche y, si hay que meter votos, los inyectan”.

El sistema de primarias de Ciudadanos permite a los responsables del partido observar en tiempo real las votaciones. Por eso, cuando se le pregunta quién puede influir en los resultados, Javier Carpio dice: “Apunta este nombre: Alberto Carlos Rivera Díaz. El mismísimo Albert Rivera. Es Dios”.

Carpio recuerda que “los ordenadores saben sumar a la perfección y no necesitan dos horas después de cerrarse la urna electrónica para decir quién ha ganado. En el partido se pasan la noche 'cocinando' y lo siguen haciendo tras cerrar las urnas virtuales. Luego, dan los resultados a las dos horas. ¿Pero de qué estamos hablando? Y resulta que en Castilla y León se registran 82 votos de más. ¿Pero quién narices los puede meter? Si solo pueden hacerlo ellos, los cocineros de las bases de datos...”

Más información en El Norte de Castilla