Jueves, 19 de septiembre de 2019

Sebastián Rodríguez 

Recuerdo aún aquel día en que-Sebastián Rodríguez-“Chan” para los amigos que le conocen, me localizó con motivo de que yo buscase acomodo para aquella paloma mensajera que él había encontrado malherida en los tejados de –La Catedral-. Pronto me acordé de mi buen amigo (q.e.p.d) –César Guillén-, que aceptó encantado el encargo, y me liberó del compromiso. Después de una larga pero placentera convalecencia junto a los palomos buchones de César, “Casanova” y “Curro Jiménez” en un día lluvioso y sumamente ventoso, los tres, César, “Chan” y un servidor, la liberamos partiendo gozosa en busca de su libertad en su querencia portuguesa.

Tiempo después siempre que me encontraba con “Chan” en las calles salmantinas, o más bien, dentro de su querida –Plaza Mayor-; de la que se sabía al “dedillo” sus 88 arcos y me relataba “de seguido” la vida y milagros de muchos de sus moradores habituales como “Ciclón”, aquel limpiabotas que dio la vuelta a todos esos arcos, pero… ¡de espaldas! o el “Faty” que siempre se ponía en el arco de-Concejo-, o “Tomasín” el rey de los piropos a las chicas… ¡Mucho ha visto el bueno de “Chan” de la-Plaza Mayor y su entorno variopinto “hombres y mujeres de oficios varios, personajes que bulleron en ambientes muy contrapuestos, artesanos, artistas en una Salamanca en suma popular, protagonistas de la historia diaria de una población”.

Yo, estaba escribiendo que: Siempre que me encontraba con “Chan”, me preguntaba con preocupación manifiesta y “miaja” de guasa… ¿Llegaría “nuestra” paloma mensajera a su destino, o pasaría a ser carne de puchero portugués?

No lo sé “Chan”, ha pasado mucho tiempo de aquello y la prontitud de las noticias no era la misma que ahora. Pero si estoy seguro que de nosotros no se acordará, pero si estoy seguro que lo haría y ¡mucho! De los buchones “Casanova” y “Curro Jiménez”… ¡Vaya!

Vuelvo a repetir que ha pasado mucho tiempo de aquello y que la rapidez de las noticias no era la actual; por ello mucho me agradará poder decirle,  pues ya murió y esté donde esté a mi amigo “Chan” que: Si nuestra preocupación hubiera sido la falta de noticias al respecto de la paloma y su llegada o no a Portugal, en el momento actual… estaría resuelta con un simple ¡Clik! de whatsApp y que además; no nos enteraríamos de ello nosotros solos, ¡pues serían miles de personas y al momento! Claro es: “Que la información que recibiéramos desde el destino de nuestra paloma, con la información de  las-Nuevas Redes Sociales- podía ser; una verdad abaratada y rebajada a medias verdades, bolsas de verdades, espejismos de verdad o  verdades alternativas”… ¡Tal es la situación!

Sí amigo “Chan”: “El mensaje de las emociones negativas, que viajan a toda velocidad por-La RED-es fundamental en la creación de las noticias falsas y que dan origen a otra de las palabras de este mundo digital… La Burbuja”.

Pero mejor dejamos este tema y vamos a centrarnos en lo “tuyo de las luces y las alturas”. ¿Cuándo entraste a trabajar en el Ayuntamiento de Salamanca? Pues mira, me dijo en la-entrevista que sostuvimos por el año de 1994. Llevo más de 30 años de servicio, así que calcula. Primero estuve en la-Clasificadora de Aguas-y luego pasé al tema eléctrico y hasta ahora. Mí función principal era el alumbrado de calles y ahora la iluminación general.

  • ¿Has subido a-La Catedral?

Toma, he subido a –La Catedral- por dentro y por fuera. Sabes, subiendo al primer piso por la escalera de caracol hay 93 escalones y luego hasta donde tengas que subir, pero por lo menos 200 no te los quita nadie.

¿Cuál es el acto más emotivo que has vivido en tus “iluminaciones”?

Muchos… mira y lee (y me da una –Revista-fechada el 2 de mayo 1982) en la que se escribe:… y cuando el encargado del Ayuntamiento de Salamanca, don Sebastián, apretó el botón para la iluminación de –La Catedral- y alrededores, la Plaza entera se caía con el aplauso unánime de todos los niños… (En anotación personal tengo que decir que; cuando “Chan” me contaba esto, me ha parecido ver “chiribitas” brillantes de agua en sus ojos).

¿Cuéntame aquello del avión?

Pues claro que salté desde un avión aquí en Salamanca en unas-Ferias de Septiembre-. (Y para demostrarlo me enseña una hoja de periódico ya amarilla por el paso del tiempo y fechada un-15 de septiembre de 1953- en la que se dice: “Tres aviones de la-Base Aérea de Matacán-, realizaron también evoluciones y más tarde de otro cuarto se lanzaron al espacio tres paracaidistas vecinos de Salamanca que han prestado sus servicios en la-Unidad de Paracaidistas del Ministerio del Aire-. Se adjunta una fotografía-Foto “Los ÁNGELES- cuyo pie dice; Momento después del descenso, de los tres valientes paracaidistas: Lorenzo Santos, Emilio Sánchez y Sebastián Rodríguez).

Y… ¿Cómo te fue?

Bueno, nos tiramos allá por la “Chinchibarra” y yo fui a caer cerca de la carretera de lo que hoy es Federico Anaya, pues tardé bastante en abrir el paracaídas. Después el-Ayuntamiento- nos dio a cada uno 500 pesetas de las de entonces y una recepción. Todo muy bien.

“Chan… Enciende la luz enciende, apaga la luz, apaga… “Chan” de pequeño iba con su padre a encender las bombillas de –La Plaza Mayor- salmantina, aquella de los jardines de tierra y templete en el centro. Las farolas tenían pequeñas bombillas de “bayoneta” y a él su padre le dejaba algunas veces “meter” el interruptor y siempre le encantó.

“Chan”… ¡Enciende la luz, enciende, apaga la luz, apaga!

Y aún le veo deambulando enfundado en su característico mono azul de “operario” y cuidando “sus” luces. Pues siempre hay que tenerlas mimadas, como si fueran de uno-.

-Fue un placer, amigo “Chan”.

Y, no olvidéis que: “Personas Singulares- son aquellas que “pasaron por aquí” y dejaron su HUELLA. Pues eso.