Martes, 21 de mayo de 2019

Silvia Clemente: un tiro en el pie

Ciudadanos no ha necesitado que sus enemigos le saquen los colores, en la despiadada lucha política actual, ya que él se los saca solo. A falta de la corrupción interna —hecho del que presumen—, la han importado con nombre propio: Silvia Clemente, uno de los políticos más turbios, dudosos y prepotentes —de cualquier sexo— que pisan las moquetas de los despachos institucionales.

Pues bien: no cortos ni perezosos, algunos de sus dirigentes —Villegas, Girauta, Gutiérrez…— la han metido en su casa, con la pretensión, ni más ni menos, de que presidiese la Junta de Castilla y León, cuando hasta ayer mismo su honorabilidad había sido de las más cuestionadas, incluso por el propio PP, cuyas políticas impulsó durante veinte años a capa y espada.

Antes, incluso, de ser ratificada para el puesto por Cs —dado que, digámoslo ya, el PP no la quería— han aparecido los primeros signos de trapicheo, corruptela y malas artes que han acompañado su gestión anterior en forma de 81 votos fraudulentos que le dieron una pírrica victoria sobre el legítimo ganador, Paco Igea.

No vale decir, como ha hecho un hierático y contumaz Villegas, que su sistema de elecciones primarias muestra su robustez y trasparencia al haberse producido un recuento de votos —no propuesto precisamente por él— y descubierto así el fraude electoral. Lo cierto es que se ha producido un engaño mayúsculo y que el partido ha estado a punto de promover como presidenta de todos los castellanos y leoneses a una persona bajo sospechas varias de corrupción.

Malos políticos, pues, son estos de Ciudadanos, y peores aún, si creen que esta abrupta historia no va a tener un importante coste electoral para ellos en toda España. A muchos españoles que habíamos confiado en la regeneración que aportaba ese partido tendrán que darnos más que explicaciones —que no lo han hecho todavía— para convencernos que no son más de lo mismo y de que no prefieren las poltronas a estar al servicio de las personas.   

Enrique Arias Vega