Viernes, 22 de marzo de 2019
Alba de Tormes al día

Los príncipes Guillermo y Sibilla de Luxemburgo conocen el legado de Santa Teresa en la villa ducal

Permanecieron en oración ante el sepulcro de Santa Teresa de Jesús durante media hora
Los príncipes junto al prior de los Carmelitas Descalzos de Alba de Tormes

El Principe Guillermo de Luxemburgo y su esposa Sibilla Weiller han visitado Alba de Tormes con el objetivo de rezar ante el sepulcro de Santa Teresa de Jesús. En principio se trataba de una visita en la que les acompañaría la Reina Fabiola de Bélgica, tía carnal del Príncipe Guillermo por ser la madre de este la princesa Josefina Carlota, hermana del rey Balduino de los belgas.

Los principes han visitado el convento de San Juan de la Cruz, donde han disfrutado especialmente contemplando los manuscritos de la Santa. En todo momento estuvieron acompañados por el Prior de los Carmelitas Descalzos, Miguel Ángel Gonzaléz. También han visitado el Museo Carmus y oraron ante el sepulcro de Santa Teresa de Jesús durante media hora.

La visita, marcada por un claro tinte religioso,  se prolongó durante cuatro horas y se realizó con detenimiento por expreso deseo de los príncipes, que mostraron interés por todos los objetos teresianos conservados en Alba de Tormes.

De especial interés para ellos ha sido observar el birrete de 1922 y la pluma de oro del mismo año. La pluma de oro,  regalo del rey Alfonso XIII y el birrete del doctorado que contiene joyas de la Reina Victoria Eugenia. Estas piezas fueron traídas por los Reyes en su visita a Alba de Tormes en 1922. Ambos monarcas son bisabuelos de la princesa Sibila de Luxemburgo, que se ha detenido a contemplar estos objetos pertenecientes a sus antepasados. La princesa es nieta de la infanta Beatriz de Borbón y Battenberg, hija de Alfonso XIII, y del Príncipe Alexandro Torlonia.  La visita finalizó con un aperitivo en el Restaurante La Santa.