Martes, 21 de mayo de 2019

Divorciarse por móvil

“La empresa Onward, que opera desde Nueva York, puede gestionar tu 'divorcio' desde el móvil. Te busca abogado o psicólogo, nueva casa, planes sociales, etc. “

 Esta es la noticia de la semana. ¿Acabaremos haciendo el amor por móvil también? Bueno, ya es una realidad, según anuncian las páginas de contacto desde hace años.

Ligar, salir de la soledad, excitarse, masturbase con apoyo de tiernas palabras,  buscar citas, ¿hay algo que no se pueda hacer por móvil?

Claro que bien pensado, divorciarse tal vez sea una  de las actividades que no sea mala idea resolverla con el móvil. Todo depende.

Si uno quiere evitarse  un mal rato, los morros o malas formas de la pareja, puede ser una técnica muy apropiada;  ¿para qué vernos si hemos decidido separarnos definitivamente? ;  nada como el móvil y enviar una firma electrónica. “Lo puedo hacer incluso  desde la cama, ahora que ya estoy solo”. ¡Qué cómodo será divorciarse en el futuro!

Claro que, si  está siendo un divorcio con guerra y  sadismo, le veo un  grave inconveniente, porque no podré disfrutar del momento en que pongo la firma, mientras miro de reojo a mi contraria o contrario, sonrío, siento un pervertido placer  y me digo: “por fin, libre de nuevo”.

A este paso, creo que no hará falta morir para conocer otra vida, la real será la virtual. No solo haremos todo por móvil, sino que, gracias al poder infinito de la técnica y la maldad del mercado, nuestro móvil lo manejarán los demás. De hecho,  ya saben,  desde hace años,  lo que necesitamos, deseamos, pensamos, dónde estamos,  con quién estamos, lo que hacemos y decimos. Y me temo que muy pronto no solo nos sugerirán, esto ya lo hacen, todo lo que más nos conviene pensar, sentir y hacer, sino que lo harán por nosotros. Seguirán trayéndonos la compra a casa, este avance ya es muy antiguo, sino que seducirán por y para nosotros, nuestros besos serán ya sus besos, nuestro placer el suyo… y así todo lo demás. Eso sí, habrá dos cosas a las que se reducirá  nuestra autentica vida real: trabajar y poner una firma electrónica.

La tecnología y el mercado están cerrando el círculo de nuestra vida. Ni siquiera tendremos que estar de cuerpo presente el día de nuestro entierro. Inventarán algo para difuminarnos, o tal vez prescindan de nosotros y nos conviertan también en muertos virtuales.  En Valladolid ya lo estaban ensayando; bastaba una sola caja para todos los muertos; en el funeral,  todo lo demás era mentira. Me intriga si con los avances podrán prescindir también del último muerto, el que nos representaría a todos en el transito hacia la otra vida. Aunque, como los técnicos y mercaderes son tan inteligentes y bondadosos, es probable que logren nuestra reencarnación: ¿ya se ha dado  usted cuenta para qué nos  reencarnarían?

Nuestra reencarnación tendría muchas ventajas: la humanidad no estaría  en peligro de extinción,  disponer de trabajadores con experiencia, no necesitar niños, ni tampoco emigrantes.