Jueves, 5 de diciembre de 2019
Las Arribes al día

Cerca de un millar de personas se congregan en Vilvestre en la XXIV Marcha ‘Arribes del Duero’

Las suaves temperaturas facilitaron el desarrollo de una ruta con el campo en una primavera adelantada y que concluyó con una excelente comida en La Barca

A diferencia del año anterior, en esta vigésimo cuarta edición de la Marcha ‘Arribes del Duero’ el tiempo acompañó a pesar de la densa niebla de primera hora, fue un día casi primaveral, con temperaturas suaves para Las Arribes, y eso propició un nuevo éxito de público en esta tradicional ruta senderista que organiza el Ayuntamiento de Vilvestre, con cerca de un millar de inscritos que finalmente se congregarían en el merendero de La Barca, punto de llegada para los participantes.

Y así, con el sol en todo lo alto, los senderistas comenzaron a llegar a la plaza del Rollo de Vilvestre, donde tras mostrar su justificante de inscripción recibían un obsequio conmemorativo de esta nueva edición, una jornada que resultó todo un éxito organizativo y de participación a pesar de que el calor hiciera mella en varios senderistas, aunque sin mayores incidencias gracias a los voluntarios de Cruz Roja y de Protección Civil de Vitigudino. Además de uan caída, en la que un senderista resultó magullado en la cara, los voluntarios de Cruz Roja atendieron a una persona que sufrió una bajada de tensión en las poximidades de La Barca.   

Los senderistas comenzaban su andadura camino hacia el Caño el Sierro a las 11 de la mañana, donde pudieron admirar los primeros almendros en flor que salpican de colorido el paisaje arribeño. Siguiendo los pasos de los ancestros por antiguas calzadas empedradas y serpenteantes senderos, la ruta se adentraba con dirección al Molino ‘la Luisa’, antiguo molino harinero rehabilitado, y que marca el camino hacia el Monte Gudín, donde se halla una antigua casa y varios corrales que fueron utilizados hasta no hace mucho por los cabreros arribeños.

La ruta continuaba por el discurrir del Duero para adentrarse en el auténtico arribe y llegar al paraje de Las Torres, donde se encuentra un antiguo torreón que sirvió de vigía de la frontera. Desde este lugar los participantes se dirigían hacia la Cruz de los Baños y así poner ya destino a La Barca, paraje en el que les aguardaba una suculenta comida a base de asados de carne, chorizo, panceta y naranjas de Vilvestre, además de vino de La Ribera, café y aguardiente para animar la fiesta al son de la gaita y el tamboril.

Hasta el paraje de La Barca, además de una buena representación de alcaldes de la zona, se trasladó la vicepresidenta segunda de la Diputación Provincial, Chabela de La Torre, además del diputado de Deportes, Jesús María Ortiz. 

  • La vicepresidenta segunda de la Diputación, Chabela de la Torre, no quiso perderse la prImera marcha senderista de la temporada en Arribes / CORRAL