Domingo, 24 de marzo de 2019
Las Villas al día

“Siempre hace ilusión exponer cerca de donde naciste”

La ilustradora de Villoruela, residente en Galicia, expone en Guijuelo ‘El árbol de Beba’, una muestra que ayuda a los niños a entender las emociones
Esther Chamoso, junto a varias viñetas de 'El árbol de Beba'

Poca gente puede presumir de tener un club de fans. Esther Chamoso puede hacerlo. Natural de Villoruela, residente en Galicia, esta ilustradora cuenta con su particular grupo de seguidores en su pueblo, donde esperan con ganas cada una de sus nuevas viñetas. Ahora, parte de su obra puede verse en Guijuelo.

Desde este jueves la Escuela Infantil de Guijuelo acoge su exposición ‘El árbol de Beba’, enmarcada en el programa del Ayuntamiento guijuelense ‘Tic Tac, con palabras te lo voy a contar'. Esther Chamoso explica que la muerstra versa “sobre las emociones” y su finalidad es que los niños “aprendan a reconocer e identificar lo que sienten y por qué lo sienten y así evitar el conflicto de exteriorizarlo con los mayores”.

Pese a estar pensada para un público infantil, los mayores también pueden aprender cosas en la exposición. “Los adultos estamos siempre con tanta prisa que, aunque sepamos identificar las emociones, ni nos paramos a ver qué significan”, opina Chamoso. La ilustradora explica que “esta exposición ayuda a pararse y ver y analizar cada una de las situaciones tanto como los niños o más”.

A Esther siempre le ha gustado el arte. Arquitecta técnica de profesión, empezó seriamente con las ilustraciones “un poco por casualidad” y de la mano de las redes sociales. Sus amigos le animaron a publicar sus viñetas cómicas sobre situaciones cotidianas en su perfil de Facebook. Después, “todo el mundo me animó a que hiciese algo más, que lo llevase a formato físico para que lo pudiesen ver no solo mis amistades de Facebook”, explica Esther, quien en esa época conoció la asociación que ahora preside, el colectivo Creaformas. Allí le animaron a hacer su primera exposición.

Salió de Villoruela en dirección a Galicia en 2006 por motivos laborales, pero mantiene contacto frecuente con su pueblo, donde tiene un nutrido club de seguidores. “Mi madre me hace de intermediaria y la gente hace hasta encargos”, relata Esther Chamoso.

Contenta por exponer en su provincia de nacimiento, desea poder mostrar su trabajo más veces cerca de su pueblo. Y es que, pese a llevar tantos años fuera y hablar ya con cierto acento gallego, Esther reconoce que “la tierra tira”.