AYER, HOY Y MAÑANA.

El Techo de Cristal.

Ayer, 8 de marzo, toda la sociedad celebró el día internacional de la mujer.

Las calles de  las ciudades acogieron multitudinarias manifestaciones en las que se escuchaban gritos de igualdad entre hombres y mujeres.

Coincidiendo con estos actos, un grupo de cincuenta personas se reunían entorno a un desayuno organizado por San Esteban Cultural en el restaurante del hotel Hospes Palacio de San Esteban, para escuchar a cuatro mujeres relevantes de la sociedad de Salamanca y que han roto el techo de cristal.

El acto fue presentado por Eva López Hernández, periodista de diferentes medios y empresaria de la radio. Con gran profesionalidad, presentó e hizo un breve resumen de la trayectoria profesional  del resto de invitadas que fueron tomando la palabra en el siguiente orden:

Mari Bel Hernández Muñoz, directora de la Agencia y Escuela de Azafatas y Azafatos, que entre otras cosas quiso destacar las dificultades de los comienzos, pero que gracias a su profesionalidad, tesón y lucha, ha logrado colocarse a la cabeza de la competencia. 

Mari Bel siempre tuvo en cuenta que su éxito vendría por tener una empresa que ofreciera buen nivel de educación y contar tanto con azafatas como azafatas.

En segundo lugar intervino Mari Bel Rodríguez Fidalgo, Vicedecana de alumnos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Salamanca. Señaló que, actualmente, para las mujeres, alcanzar cotas de poder supone renunciar a otros aspectos en favor del desarrollo de la profesión, pues las escasas medidas de conciliación condicionan la actividad laboral, sobretodo, cuando se tienen hijos. Apuntó, como dato curioso, la inexistencia de guarderías en las universidades salmantinas que aporten servicios de atención y educación a los hijos de profesores, alumnos y trabajadores de estas

Finalmente, la rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Mirian Cortés Diéguez, única mujer que ha asumido un puesto de máxima responsabilidad en una universidad católica en España, comentó diversas anécdotas sobre las reacciones que otros colegas tenían al saber que ella era la rectora, incluso algunos pensaban que era hombre, claro está, antes de conocerla personalmente. Manifestó, también, que nunca ha sentido presión y que ha llegado a esta posición con esfuerzo y sin renegar de su condición de mujer, muy por el contrario, defendiendo un comportamiento de igual a igual.

Como conclusión, Eva López, resumió las exposiciones en tres palabras que mejorarían la actual situación de desigualdad: educación, valores y conciliación.

 

Desde estas líneas agradecemos a San Esteban Cultural y a las dos empresas colaboradoras: GESPROSAL y Hotel Palacio de San Esteban, la oportunidad de ofrecer un debate en defensa de la igualdad entre hombres y mujeres en todos los estamentos y niveles laborales. 

 

Sin duda actos como el de ayer, son la mejor semilla para germinar buenos resultados en términos de igualdad y que florecerán poco a poco en las generaciones del mañana..