Miércoles, 17 de julio de 2019
Las Arribes al día

Los barbos plantan cara en la pesca a mosca

Una vez que suban de nuevo las temperaturas, el rey de los ciprínidos acudirá a las reculas con entrada de arroyos en busca de comida fácil

Uno de los barbos que sucumbieron a la chernobyl el pasado fin de semana en el embalse de Almendra / CORRAL

Los barbos continúan plantando cara en la pesca a mosca en el embalse de Almendra. Después de las lluvias de primeros de febrero, el rey de los ciprínidos se ha mantenido muy activo en las orillas y, especialmente, en las reculas con entradas de algún arroyo. Con un poco de paciencia y mucho sigilo, los barbos son una excelente presa para disfrutar de la pesca a mosca.

En esta ocasión recurríamos de nuevo a la socorrida y atractiva chernobyl para tentar a los barbos en una de las reculas de Sardón de los Frailes, toda una experiencia que hace que estemos ya deseosos de que suban de nuevo las temperaturas para volver a tentar a los barbos tras las lluvias de estos primeros días de marzo.

Para la pesca a mosca, y sobre todo si pescamos a seca (en superficie), es fundamental que los peces no detecten nuestra presencia, especialmente en épocas como la actual. Es cierto que hay momentos en los que toleran mejor nuestra presencia, pero si evitamos dejarnos ver, los peces subirán a comer más confiados, lo que facilitará que tengamos muchas más capturas. Movernos de forma sigilosa, sin movimientos bruscos, y caminar agachados por la orilla para que nuestra silueta no nos delate sobre el fondo del cielo, tiene su recompensa.    

El equipo que utilizábamos en esta última salida estaba formado por una caña de 9 pies con línea 5 y un trenzado flotante de 1,5 metros, para finalizar con un bajo de línea de 1,5 metros de largo y de 0,18 mm de grosor. Y de señuelo nuestra chernobyl en negro y naranja montada sobre un anzuelo del 6 de tija larga.

Montaje chernobyl

Recubrimos la tija del anzuelo con las fibras de pavo real y a continuación sujetamos en la parte de la curvatura del anzuelo la tira de foam negro, seguido del naranja colocado encima. Después atamos a a cada lado el pelo de goma que hará de patas y seguidamente un pequeño trozo de foam amarillo que nos servirá de señalizador para ver mejor la mosca sobre el agua. A continuación segmentamos en tres partes el cuerpo (foam negro) hasta llegar a la zona del ojal. Atamos aquí el foam naranja y procedemos del mismo modo que en la parte trasera, atamos los pelos de goma a los lados y colocamos el foam amarillo sobre la tira naranja. Hacemos el nudo final sobre el ojal.    

Materiales

  • Hilo de montaje negro nº8
  • Anzuelo nº6 tija larga
  • Tres fibras de pavo real para el cuerpo
  • Foam negro para el cuerpo
  • Foam naranja para el abdomen
  • Pelos de goma para patas
  • Foam amarillo de señalizador