Miércoles, 17 de julio de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La lluvia acelera la vuelta a la normalidad de Miróbriga tras el Carnaval

A última hora de la mañana del Miércoles ya sólo quedaban en pie dos de los tablaos del ágora mirobrigense

Concluido el Carnaval, Ciudad Rodrigo ha iniciado su largo proceso de vuelta a la normalidad, que no se rematará hasta dentro de unas semanas, cuando sean retiradas las últimas agujas. Evidentemente, el mayor número de transformaciones se produce en las primeras horas tras la finalización del Carnaval, que este año han estado marcadas por la lluvia que cayó a última hora de la jornada del Martes, durante la madrugada, y a lo largo de la mañana del Miércoles de Ceniza.

Esa lluvia hizo que se acelerase el proceso de desmontaje. De hecho, en la misma tarde del Martes, cuando empezó a llover, ya hubo puestos ambulantes de las Plazuelas del Buen Alcalde y del Conde, y del Parque de La Glorieta, que comenzaron su desmontaje, más pronto de lo habitual.

Estos puestos dejaron tras de sí una gran cantidad de restos de basura. En lo que respecta a las Plazuelas del Buen Alcalde y del Conde, fueron retirados pronto, de tal modo que a media mañana del Miércoles ambos espacios ya lucían un aspecto ‘normal’, excepto por las casetas de la Plazuela del Buen Alcalde. Gracias además a la ayuda de la lluvia, no había restos de olores carnavaleros.

En lo que respecta a la zona de ferias, la marcha de varios puestos ambulantes durante la tarde-noche del Martes supuso el primer paso de su vuelta a la normalidad. Además, en la mañana del Miércoles se había recogido ya una atracción infantil, que estaba preparada para irse de Ciudad Rodrigo.

 

Evidentemente, el gran cambio durante la mañana del Miércoles de Ceniza se produce siempre en la Plaza Mayor con la retirada de los tablaos, un proceso que se aceleró debido a la lluvia, que dejó empapados a los constructores (al menos la temperatura no era excesivamente fría). A última hora de la mañana del Miércoles ya solo quedaban 2 tablaos en pie, ambos en el mismo lateral (uno de ellos fue aprovechado para vaciar una peña ubicada en un piso).

Asimismo, también se procedió a retirar la arena del coso y toda la basura que quedó al descubierto tras el desmontaje de los tablaos, que volvieron a ser kilos y kilos. Entre los restos aparecidos había algunas ‘curiosidades’, como zapatillas en el Parque de La Glorieta o servilleteros de bar en la Plaza Mayor, además de toda una colección de vasos, botellas o periódicos.

Como es habitual, esta limpieza llega asimismo a los establecimientos de hostelería, teniendo algunos de ellos las puertas cerradas este Miércoles por este motivo. De igual modo, varios negocios no abrieron sus puertas al estimar que la afluencia de público iba a ser muy baja. En lo que se refiere a los centros educativos, sí estuvieron abiertos pero registraron infinidad de ausencias, especialmente los institutos.