Miércoles, 23 de octubre de 2019
Las Arribes al día

La anécdota

Probablemente el devenir diario nos deja a todos momentos y vivencias   que podríamos considerar anécdotas, la mayoría   casi siempre nos pasan inadvertidas por simples e insignificantes, pero otras nos quedan en el recuerdo para siempre, algunas tras causarnos gran emoción.

Hace pocas semanas, durante la celebración de la Semana de Andalucía, habíamos tomado asiento en la larga mesa rectangular que cada noche, jueces y organización ocupábamos para cenar, reuniendo una treintena de comensales, aproximadamente.

Creo que era la segunda noche, cuando había tomado asiento frente a Josetxo Vacas, juez de Donosti con el que me une, además de una buena amistad, un feeling especial, quizás porque sus raíces paternas son de la vecina localidad de Vilvestre y la tierruca tira, como dicen en algunos sitios. Josetxo, a su vez, se rodea con frecuencia de jueces franceses con los que le une una gran amistad, no en vano es el juez español que más juzga en Francia, sobre todo pruebas de Becadas, hasta el punto de hacer algunos años el circuito completo de pruebas sobre esta especie, completando casi un mes seguido por tierras galas.

Esa noche, Josetxo tenía a su izquierda a Bernar Cornus y a la izquierda de Cornus estaba Philippe Dubroca, al que he tenido el gusto de conocer personalmente este año, nunca antes habíamos coincidido en prueba alguna. Como siempre, nos pasamos la cena hablando de perros, de concursos y de esas cosas que vivimos, cada día, durante su transcurso. Al final de la cena, Dubroca me preguntó de qué parte de España era yo, le contesté que de Salamanca, y entonces él, sin dudarlo, dijo: "Salamanca tiene una Universidad muy importante, es la más antigua de España y una de las más antiguas de Europa". Miré a Josetxo, supongo que con cara de sorpresa, y le dije:" Es verdad lo que dice, es cierto", y antes de terminar, Josetxo me estaba diciendo que Dubroca es un tío muy estudioso.

Sin duda una anécdota que dadas las circunstancias me llenó de emoción y me hizo comprender, una vez más, la grandeza y la dimensión  de nuestra Universidad.

Después, le expliqué al colega Dubroca que la Universidad de Salamanca  acaba de cumplir 800 años y que durante todo el 2018, para celebrar tal aniversario, la institución académica ha organizado diversos actos de carácter deportivo, musical y cultural.

Ahora siento como si tuviese una deuda con Dubroca, que cancelaré a la primera ocasión que tenga; quizás no coincidamos este año en otras pruebas, pero si esto sucede en febrero próximo, de nuevo en Andalucía, le obsequiaré con un recuerdo de Salamanca, que no podrá ser otra cosa que un objeto que refleje la fachada de nuestra institución más universal, rana incluida.

Antonio Vicente

Juez Canino Internacional

  • Josetxo Vacas tiene raices ribereñas