Miércoles, 22 de mayo de 2019

Terremoto en C’s

A pesar de que las encuestas a nivel nacional les estaban dando buenas vibraciones, desde luego, si en Ciudadanos (C’s) pensaban que iban a tener una precampaña tranquila de cara a las elecciones autonómicas, se equivocaban.

Hace unos días, la tranquilidad que ha acompañado a la formación de Albert Rivera en la autonomía de Castilla y León durante toda la legislatura saltaba por los aires, tras salir en los medios un ‘robado’ al estilo ‘paparazzi’, en el que aparecía la hasta hace unos días presidenta de las Cortes autonómicas, Silvia Clemente, con uno de los pesos pesados de C’s en la autonomía, el vallisoletano Pablo Yáñez.

Todo salió a la luz una vez que Silvia Clemente presentó su dimisión como presidenta de las Cortes, en una rueda de prensa en la que señalaba la falta de proyecto y visión del cabeza autonómico del hasta entonces su partido, el PP, Alfonso Fernández Mañueco, a quien acusaba de una total falta de capacidad para dirigir los destinos de una comunidad autónoma.

Horas después de dichas declaraciones, que hicieron temblar los cimientos del PP autonómico, los populares respiraron con cierta tranquilidad al hacerse público dicho “robado” y la consecuente aceleración de los acontecimientos, que desembocaban en el anuncio público de que Silvia Clemente se presentaría a las primarias de C’s para optar a la presidencia de la Junta.

De esta manera, el PP ha podido suspirar de alivio y replegarse sobre la teoría de que Clemente sería una ‘traidora’ que sólo buscaría en C’s un puesto que no le ofrecería el PP, presentándola como una especie de “despechada”.

Por otro lado, entre buena parte de las bases de C’s la noticia del paso de Clemente del PP a su formación ha caído como un jarro de agua fría, especialmente para Francisco Igea, diputado naranja por Valladolid que ya se veía a sí mismo como candidato a la Junta, una vez que había sido apartado de dicha carrera el actual portavoz de C’s en las Cortes, el salmantino Luis Fuentes.

Sin embargo, la irrupción de Clemente para las primarias de C’s a la Junta, no solo ha dado un importante traspiés a las aspiraciones de Igea, sino especialmente al discurso de regeneración de la formación naranja, que con este movimiento puede pasar a estar liderado por una persona que lleva dos décadas en las altas esferas de la política autonómica, con algún que otro asunto espinoso sobre el que sobrevuela la sospecha de la corrupción, y que previamente no tuvo pelos en la lengua para criticar a C’s.

En sentido contrario, ahora varios cargos de C’s, conscientes de que Silvia Clemente ha pasado a ser la candidata arropada por el oficialismo y Albert Rivera, no han dudado en retractarse de sus antiguas críticas hacia ella y pasar a darle la bienvenida, caso de, por ejemplo, el portavoz de C’s en el ayuntamiento de Salamanca, Alejandro González Bueno. Actitud no compartida, sin embargo, por otros de sus compañeros, como la concejala Ana Suárez, que ya ha avisado que si Clemente se pone al frente, ella se irá del partido.

De este modo, se espera un marzo ‘movidito’ para Ciudadanos, que puede quedar muy tocado internamente en la autonomía de Castilla y León, hasta el punto de que podría acabar viendo dinamitadas parte de sus candidaturas a las elecciones municipales. Todo un terremoto que puede sacudir sus cimientos en la autonomía.