Sábado, 7 de diciembre de 2019

Igualdad

274

Me asquea escuchar los discursos electoralistas que nos dibujan un futuro de perfección.

Aquellos que han tenido la oportunidad de cambiar las cosas, y no lo han hecho, nos prometen que con ellos todo irá mucho mejor.

Las gentes les creen, quieren creerles. Y yo no hago más que imaginar que nos tratan como a peleles, como a simples depositarios de su confianza y de sus votos.

Me asquean todos esos politicastros.