Domingo, 27 de septiembre de 2020

Piccola Farmacia Librería, donde los libros son las medicinas

 

Leer perjudica seriamente a la ignorancia.

Por todos es sabido el poder de la lectura en diferentes ámbitos de nuestra vida. Uno de esos poderes se ve reflejado a nivel de salud. Los libros -en sus diferentes géneros y tipologías-, las palabras... alimentan nuestro cerebro, lo fortalecen, lo alivian,  nos acompañan, son terapeúticos y nos "curan". 

Hace unos días encontramos un artículo que nos encantó: «Piccola Farmacia Letteraria, la libreria che “cura con i libri». Una nueva librería en Florencia, Piccola Farmacia, ofrece soluciones literarias -su particular receta- a todo tipo de problemas: desde la baja autoestima a la nostalgia, pasando por el insomnio, el desamor o la pérdida de empleo, entre otras convalecencias, situaciones o problemas que hacen que nuestra salud o bienestar quiebre.

 

Piccola Farmacia, no solo ofrece remedios, sino que, cada libro está recetado para un problema concreto e incluye su prospecto con indicaciones, posología y posibles efectos secundarios de cada libro, de la misma manera que lo tiene cada medicamento. Sus obras se clasifican en alrededor de 70 categorías que engloban hasta 4.000 referencias.

‘High fidelity’ de Nick Hornby prescribe para tratar el amor no correspondido, mientras que ‘El jilguero’, de Donna Tartt se indica para aliviar la tristeza después de un luto.

 

Qué maravilla poder entrar a una “farmacia literaria” y pedir un libro para pasar la gripe, o mitigar los síntomas de la alergia al polen, por ejemplo. La lectura, los libros… al final, son el mejor remedio. Por favor,  MENOS ANSIOLÍTICOS Y MÁS LIBROS.

 

Soraya Herráez.