Sábado, 25 de mayo de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Las Águedas ponen a planchar a la Corporación en el “colofón de las fiestas menores”

Los actos desarrollados durante la tarde del martes registraron una gran asistencia

Las mujeres mirobrigenses celebraron a lo largo de la tarde del martes, con una gran asistencia y un notable jolgorio, la festividad de las Águedas, con la cual se pone punto y final al carrusel festivo que ha vivido Ciudad Rodrigo durante las últimas semanas (del que también han formado parte las celebraciones de San Sebastián, San Antón y San Blas) como ‘calentamiento’ para el Carnaval del Toro 2019.

La larga tarde de fiesta comenzó junto al Mercado de Abastos, donde se reunieron a primera hora las Águedas del Mercado de Abastos y las Águedas de Amanecer (que venían de su comida conjunta), junto a algunas mujeres más. Allí tuvieron lugar las primeras fotos y los primeros bailes antes de dirigirse todas juntas en comitiva hasta la Casa Consistorial, todo ello mientras se iban lanzando cohetes e iba sonando la música de un tamborilero.

Las Águedas llegaron con bastante antelación al salón de plenos de la Casa Consistorial, lo que fue aprovechado para echar allí también unos cuantos bailes antes de que por fin entrasen unos cuantos miembros de la Corporación Municipal encabezados por el alcalde Juan Tomás Muñoz.

Antes de la entrega del bastón de mando a la Alcaldesa de las Águedas, Rosario Pérez, Juan Tomás Muñoz recordó lo que escribió hace 115 años un profesor del Seminario llamado Casiano Sánchez Aires en torno a cómo se celebraba en aquel tiempo la festividad de las Águedas en Ciudad Rodrigo, que tenía citas en las Parroquias de Santa Marina (como en la actualidad) y San Isidoro.

Durante su intervención en este “colofón de las fiestas menores siempre en perspectiva del Carnaval”, Juan Tomás Muñoz señaló que “Rosario sois todas con vuestra participación, forma de ser y alegría”. A continuación, tomó la palabra Rosario Pérez, quién también remarcó que “Águedas somos todas”, antes de tener un recuerdo para alguien que les ha dejado este año, Pauli.

 

La Alcaldesa apuntó que “esta legislatura es la primera vez que estamos tan arropadas las Águedas” en el Ayuntamiento. Según recordó, “Javier Iglesias nunca nos puso problemas, pero siempre estaban uno o dos, pequeñeces”, mientras que durante esta legislatura ha asistido un importante número de concejales cada año pese a que han sido víctimas de un “simpático martirio”, como lo definió Juan Tomás Muñoz.

En esta ocasión, la prueba para los concejales asistentes fue planchar, para lo que se les colocó un mandil, se preparó la mesa que habitualmente usa el secretario en los plenos, se ‘enchufó’ la plancha y se sacaron algunas prendas sobre las que fueron ‘trabajando’ Juan Tomás Muñoz, Joaquín Pellicer, José Manuel Jerez, Carlos Fernández Chanca y Jesús Sánchez Agudo. El acto en el Ayuntamiento concluyó con una enorme foto de familia de todas las asistentes y la Corporación.

Tras ese acto, las Águedas pusieron rumbo al barrio del Puente para asistir en la Parroquia de Santa Marina a una solemne eucaristía en honor a Santa Águeda, que fue presidida por el Administrador de esa Parroquia, José María Rodríguez-Veleiro. En el tramo final de la celebración se procedió al relevo en la Mayordomía de Santa Águeda, entregando las varas Tere Ramos y Bene Ojos a Poli Cubas e Isabel Pastor.

Sin descanso, llegó la hora de procesionar la imagen de la Santa por las calles del barrio en una tarde fabulosa en lo meteorológico. Como es habitual, se dio una rápida vuelta a la Plaza del Toral para regresar a las puertas de la Parroquia, donde se cantó la Salve y se dio a besar la reliquia antes de introducir la imagen en el templo.

Como remate de la fiesta conjunta, se procedió a la rifa de una tarta, un jamón y dos botellas de vino (que han ido a parar a la papeleta con el número 1992) y se sirvió un convite a base de dulces entre todos los asistentes. Posteriormente, algunas de las presentes se marcharon juntas a tomar un chocolate caliente en el centro histórico, y como cierre definitivo, las Águedas del Mercado de Abastos se fueron de cena.