Lunes, 27 de mayo de 2019

Denuncian el desmantelamiento del transporte sanitario y la falta de limpieza y seguridad de las ambulancias

Rechazan que el centro de coordinación de Salamanca, con 14 trabajadores, se traslade a Valladolid como quiere la empresa, Emergencias Sanitarias 
José María García, Fernando López y Antonia García

Al posible cierre del centro de coordinación en Salamanca de Emergencias Sanitarias, Emersan, la empresa adjudicataria del transporte sanitario en la provincia, se suman las pésimas condiciones de limpieza y seguridad en las que se encuentran los vehículos utilizados para el traslado de los pacientes. Así lo ha denunciado la Federación de Servicios Públicos de UGT, afirmando que se trata de una excusa para “el desmantelamiento del servicio del transporte sanitario”, adjudicado por Sacyl a una UTE de cinco empresas y renovado el pasado verano por otros cuatro años más.

En Salamanca, son 240 los profesionales que trabajan en este servicio, cuyo centro de coordinación de servicios no urgentes, con 14 trabajadores, “quiere ser desmantelado para su traslado a Valladolid”, tal como se ha anunciado al comité de empresa. A esta situación laboral de incertidumbre, con trabajadores con más de 20 años de antigüedad y 10 con reducción de jornada, se suman las condiciones en las que se encuentran las ambulancias.

Según el sindicato, con una flota de 84 vehículos, 25 superan el kilometraje exigido en el pliego de condiciones, “con  más de 400.000 kilómetros” y actualmente hay ocho en parada técnica. Condiciones a las que se añaden la falta de limpieza extraordinaria de los vehículos después del traslado de una persona con alguna enfermedad infectocontagiosa, “incumpliéndose el protocolo, que obliga a ello en estos casos”. Además, “hay ambulancias que lleva cuatro y seis meses sin limpiar”.

De las tres UVI’s móviles disponibles en la provincia, en Béjar, Ciudad Rodrigo y Salamanca, los responsables sindicales aseguraron que en dos se utilizan radiadores para mantener el vehículo a una temperatura adecuada  “al no funcionar la calefacción”. 

CGT pide a la Consejería “un posicionamiento claro y rotundo”

En la misma línea, la Confederación General del Trabajo, CGT, pide a la Consejería un posicionamiento claro y rotundo “porque es su responsabilidad proteger la calidad e integridad de este servicio público y porque debe amparar los derechos de los trabajadores hora maltratados y ninguneados”, en relación al traslado del centro de coordinación a Valladolid.

Asimismo, CGT pide clarificar “la relación real entre Sacyl, las empresas concesionarios del servicio y la figura de la empresa Ambuibérica, una figura discordante, prepotente y rupturista del necesario equilibrio entre las dos figuras legales en la gestión de este servicio público, y que no son otras que la Junta y las empresas operadoras en las distintas provincias”.