Lunes, 3 de agosto de 2020

El PP rechaza la reforma educativa del Gobierno que “recorta la calidad y agrada a los independentistas”

El Ejecutivo plantea “café para todos” con unos niveles mínimos exigidos “que no premian el esfuerzo”, afirma la diputada María Jesús Moro

Los diputados María Jesús Moro y Bienvenido de Arriba

Si la reforma educativa que propone el Gobierno de Pedro Sánchez llega al Congreso tal cual, el Grupo Popular presentará una enmienda a la totalidad con un texto alternativo. Los diputados populares María Jesús Moro y Bienvenido de Arriba se han mostrado en contra de un texto “que recorta la calidad educativa, agrada a los independentistas, aparta a la Administración general de sus competencias y maquilla el fracaso escolar”, aunque han reconocido que  tiene “un serio riesgo de que salga adelante” .

La diputada salmantina ha mostrado su preocupación por las graves consecuencias de este retroceso en una reforma que, sin derogar la Lomce, “mezcla modificaciones para retroceder a 2006”.  Con un modelo educativo que plantea el Gobierno del PSOE de “café para todos” y unos niveles mínimos exigidos “que no premian el esfuerzo de los alumnos”, el PP considera que se trata de una reforma “incoherente y oscurantista que no ha contado con el diálogo de los sectores implicados” y que ha sido calificada como “bodrio, chapuza y sectaria”.

Para los diputados populares, la reforma vuelve al marco normativo del fracaso escolar, recordando que el PP heredó un sistema educativo con una tasa de abandono escolar temprano del 26% y la dejó en un 18%. Asimismo, Moro hizo referencia a la degradación del título de Bachillerato, “al permitir conseguirlo con una asignatura suspensa”, a la imposición de un sistema opaco que degradará la calidad de la educación o a la sustitución de las evaluaciones “en las que seguimos creyendo” por reválidas.

Sin recoger enseñanzas comunes en todas las comunidades, la reforma que propone el Gobierno socialista no contempla ninguna prueba obligatoria que recaiga sobre el Ministerio, insistiendo en que el Estado debe velar por respeto de los derechos lingüísticos en el sistema educativo. “A los independentistas le gusta esta reforma y volvemos al sistema anterior en el que cada Comunidad hace de su capa un sayo”. 

Además, como explicó Moro, se trata de una reforma contraria a la libertad de los padres para elegir centro y modelo educativo, por lo que el PP aboga por un Pacto en Educación que recoja la libertad de elección de centro, también de la concertada; que introduzca el MIR docente, que permita la evaluación pública de conocimientos, que garantice la enseñanza en castellano, que erradique el adoctrinamiento independentista y que impulse la FP dual, el bilingüismo, la enseñanza de idiomas y asignaturas de nuevas tecnologías.