Jueves, 23 de mayo de 2019
Béjar al día

El movimiento feminista bejarano advierte que la ideología de odio es fruto de una sociedad machista

BÉJAR | Amdeve condena que los derechos de las mujeres, inmigrantes y de las personas legtbi  se hayan utilizado para pactar con la extrema derecha en el parlamento andaluz

Concentración convocada por Amdeve en contra de los pactos con la extrema derecha en el parlamento andaluz

A iniciativa de la Asociación de Mujeres Deobriga Vetonum (Amdeve) ha tenido lugar ayer una concentración en Béjar que ha venido a sumarse a las que se han producido por toda España, en apoyo a la convocada por el movimiento feminista andaluz con motivo de la Investidura de la Presidencia de la Junta de Andalucía con el apoyo de la extrema derecha.

Apoyada por algunos de los partidos políticos de izquierda y con el lema ¡Nuestros derechos no se negocian!¡Ni un paso atrás en igualdad!. La concentración mujeres y hombres de Béjar y comarca han coreado gritos por la igualdad y se ha leído un manifiesto en defensa de los derechos adquiridos por las mujeres tras siglos de lucha y en contra de cualquier tipo de desigualdad.

Manifiesto de Amdeve

Béjar se suma a las reivindicaciones de las hermanas andaluzas, quienes cuentan con el apoyo de más de 93 ciudades a lo largo de todo el mundo. Por ello, queremos daros las gracias en un día tan importantes como este.

Hoy salimos a la calle para reivindicar una vez más que la extrema derecha, su misoginia, su racismo y su lgtbfobia, no tienen cabida ni en Andalucía, ni en nuestras casas, ni en nuestras calles ni en nuestros parlamentos. Queremos poner de manifiesto, algo que ya venimos anunciando desde hace mucho, y es que el auge de esta ideología de odio no es casual. No debemos tratarlo como un hecho aislado, es decir, como bien decimos desde el movimiento feminista, no son enfermos, son los hijos sanos de esta sociedad racista, clasista y heteropatriarcal.

La ideología de odio, se permite sacar pecho, y hacer alarde de su machismo y de su xenofobia, manipulando a la población con mentiras acerca de las denuncias falsas, hombres que sufren violencia por parte de mujeres o inmigrantes que cobran no sé qué ayuda por el mero hecho de serlo.

Es especialmente hiriente e insultante que nos hablen de esto, cuando en el Estado Español una mujer es violada cada cinco horas y sólo en el 2.018 fueron registrados oficialmente 47 asesinatos machistas, aunque las cifras reales apuntan a 97 víctimas.

También llama especialmente la atención que nos hablen de este supuesto efecto llamada de las personas migrantes, cuando en nuestras playas y nuestros mares cada día miles de hombres, mujeres y criaturas pierden la vida dados la espalda por una sociedad hipócrita. Por no hablar del sistema racista institucional que pone mil y un obstáculos a las migrantes y/o racializadas desde que llegan a nuestro país, siendo internados en centros como si fueran delincuentes y abordados en las calles por su aspecto.

Y sí, es en este mismo Estado, donde por tu identidad de género o tu orientación sexual eres susceptible de recibir una paliza, de que te despidan de tu trabajo o que ni siquiera lleguen a contratarte, simplemente, porque no entras dentro de ese perverso esquema de la ‘normalidad’.

Ahora nos hacen creer que vivimos en la panacea del feminismo y que ya está todo conseguido. Nosotras queremos gritar bien alto que no estamos dispuestas a renunciar a los pocos derechos adquiridos que tantos años de lucha nos han costado. Y no sólo eso, sino que vamos a seguir peleando por un mundo más justo donde no haya cabida para ningún tipo de desigualdad, sea por el motivo que sea.

La dignidad y la libertad no se negocian