Miércoles, 17 de julio de 2019
Las Arribes al día

Plataformas antiminas tratan de impedir la proliferación de proyectos cercanos a núcleos urbanos

Piden frenar la modificación de la Ley de Urbanismo que permitiría minas a cielo abierto en espacios hoy protegidos

La apertura de la mina de uranio proyectada por Berkeley en REtortillo acabaría con la actividad de su balneario de más de 100 años

Distintas plataformas contrarias a los proyectos mineros a cielo abierto, como el que pretende la empresa Berkeley en el término municipal de Retortillo, han solicitado una reunión con los distintos grupos políticos en las Cortes de Castilla y León, para frenar la propuesta de modificación de la Ley Urbanismo de Castilla y León por la que las empresas mineras podrás llevar a cabo proyectos en lugares próximos a los núcleos urbanos,  “en cualquier tipo de suelo rústico, incluso en el que hasta ahora está protegido”, señalan.

El objetivo de esta petición es transmitir la preocupación de estos grupos y su total oposición a este tipo de proyectos, y que de haber entrado en vigor hace unos meses, no habría sido posible paralizar el proyecto minero ‘LEITO’ en la Sierra de Ávila”. Asimismo, denuncian que en caso de ser modificada la actual ley, propuesta aprobada por el Grupo Popular y que ha contado con la abstención de Ciudadanos, “primarían los intereses económicos particulares de las empresas mineras, sobre el interés general de la ciudadanía en términos de salud, puestos de trabajo, medio ambiente y conservación del patrimonio, y quedaría mermada la capacidad para decidir sobre los usos del territorio de las diputaciones provinciales y de los ayuntamientos, que son las administraciones más cercanas a los intereses de los ciudadanos”.  

Esta iniciativa parte de las plataformas ciudadanas ‘No a la mina en la Sierra se Ávila’, ‘No a la mina en la Sierra de Yemas’, ‘No a la mina en el valle del Corneja’, de la provincia de Ávila; ‘Coordinadora no a la mina de uranio’, de Salamanca; y ‘No en mi tierra’, de Zamora. Todas ellas anuncian que “de no ser atendidas nuestras justas demandas, convocaremos a los ciudadanos para movilizarse ante lo que consideramos un atropello al bien común”.