Lunes, 18 de febrero de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Renovada la carretera de acceso a Gallegos, que viene “con un pan debajo del brazo”

Además de la reforma de la carretera con una inversión de 270.000€, se ha intervenido en la travesía de Gallegos con otros 40.000€

Visita al nuevo aspecto de la carretera | Fotos Adrián Martín

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, realizó en la mañana del martes una visita a la nueva imagen de la carretera de acceso desde la A-62 a Gallegos de Argañán, la DSA-474, que fue renovada a lo largo del 2018 (las obras comenzaron a principios de mayo y concluyeron en julio). Hasta ahora, por distintos motivos, no había sido posible comprobar in situ el resultado de esta actuación, que ha afectado a 3,8 kilómetros de vía.

Según se explicó durante la visita llevada a cabo en la mañana del martes, la carretera llevaba 24 años sin tocarse, de tal modo que “ya estaba en condiciones no aptas para la seguridad óptima”, en palabras de Javier Iglesias. En concreto, el alcalde de Gallegos, José Serafín Bajo Arroyo, resaltó que “tenía muchos baches, y cuando llovía, se generaban muchos charcos”.

Además de la estabilización del pavimento para dejar la pista en perfecto estado de revista, la Diputación ha hecho alguna intervención complementaria, como la limpieza de las cuentas. En total, se han invertido 270.000€ en la carretera, para “dar seguridad vial a las personas que transitan por la carretera, mejorando la calidad de acceso al municipio y a sus negocios”. En este sentido, Javier Iglesias resaltó que es una carretera “que viene con un pan debajo del brazo, porque da oportunidades a municipios como Gallegos, y nos sentimos orgullosos”.

 

Además de incidir en que Gallegos es “de los municipios más importantes del Campo de Argañán, que tiene vida, industria, negocios y trabajan bastantes personas”, Javier Iglesias también recordó que esa carretera reformada es “el acceso al Campo de Argañán desde la autovía”, por lo que es una vía de tránsito para el resto de municipios de la zona.

A mayores de los 3,8 kilómetros de la carretera, y a petición también del alcalde, la Diputación de Salamanca actuó en la travesía que cruza todo el pueblo, que estaba “sin hacer” en palabras de Javier Iglesias. Esta intervención adicional, que afectó a unos 400 metros de vía, tuvo un coste de 40.000€.