Sábado, 24 de agosto de 2019

Salud y, Sanidad en el 2019

España y, los españoles disfrutan de un gran Sistema Sanitario y, esto es así porque ha existido un consenso nacional para su defensa y fortalecimiento a través del esfuerzo financiero, mediante impuestos, de muchas generaciones. Actualmente, sigue siendo uno los mejores del mundo, según indicadores como la expectativa de vida, nivel y número de trasplantes, bienestar y calidad de vida relacionada con la Salud de la población, nivel asistencial tanto de la Atención Primaria como Hospitalaria; pero estamos a tiempo de reflexionar para cambiar la tendencia y darle un impulso a la gestión de los retos planteados porque sino será insostenible social y económicamente. Además está en peligro su Calidad Asistencial y Seguridad del Paciente, su nivel científico-asistencial por falta de recursos en ambos niveles asistenciales y, por tanto, se pone en riesgo el profesionalismo y la competencia efectiva de los profesionales sanitarios para mantener su nivel y, mejorarlo.

El impulso que necesita el Sistema Sanitario y sus 17 sistemas regionales de Salud para seguir avanzando debe ser en ambos niveles asistenciales. El nivel de Atención Primaria debe asumir su papel de filtro dentro del Sistema para disminuir la excesiva e innecesaria utilización de las urgencias y la sobrecarga que hoy soportan los hospitales. Por lo que los gestores y sus profesionales deben hacer una reflexión crítica sobre su papel, que no es otro que atender de manera efectiva, afable y eficiente a sanos y enfermos fomentando la Educación para la Salud con habilidades sociales y de comunicación y, mirando menos al ordenador porque la excesiva demanda y utilización de sus consultas, se debe en gran parte a la dependencia al modelo Biomédico creada en los pacientes. Es decir, por tratar de resolver y solucionar la mayor parte de los problemas y las necesidades con medicamentos cuando muchos de los procesos más prevalentes y de los síntomas más frecuentes que padecen los pacientes se pueden controlar con cambios en el estilo de vida y reduciendo el estrés con asesoramiento y apoyos adecuados sobre aspectos emocionales y mentales. Pero tampoco les falta razón cuando los médicos de familia refieren que faltan médicos y recursos para atender y dedicar más tiempo a las consultas. La solución también pasa por abordar  la cronicidad y el envejecimiento con modelos integrados en base a los dos niveles asistenciales, la atención a domiciliaria y con un seguimiento basado en avances tecnológicos. Por otra parte, es necesario seguir mejorando aspectos transversales como:

-. Evitar y reducir los efectos adversos de la asistencia por la sobre-medicación (Seguridad del Paciente).

-.Mejorar la Prevención con la aplicación de actividades y medidas preventivas y, alfabetizando sanitariamente a la población para que dependan menos del sistema y sus profesionales y, pongan en Valor la Salud frente a la enfermedad. Hoy, a todos les preocupa la Salud; pero todo lo que hacen va en dirección a la enfermedad.

-.Personalizar y Humanizar el proceso asistencial y la atención de todos los pacientes.

-.Fomentar la Atención Integral a través del modelo biopsicosocial y, mejorar la Atención Socio-sanitaria.

-.Aumentar la digitalización y la utilización de avances tecnológicos en los pacientes crónicos y pluripatológicos para mejorar la continuidad y gestión efectiva y eficiente de sus cuidados.

 

Todo ello se justifica porque el Sistema Sanitario y la Sanidad está siguiendo un camino que conlleva insostenibilidad y, riesgo de perder uno de los pilares sociales del Estado del Bienestar. Además, porque determinados grupos financieros y de poder quieren entrar en el pastel sanitario para obtener beneficios sin importarles el papel del Sistema Sanitario como sistema social que da garantías asistenciales a todos los españoles sin tener en cuenta ni su nivel de renta, ni cualquier otra variable que vaya en contra de la equidad y la justicia social.

Por tanto, no cabe en mi opinión, otra dinámica que no sea poner en Valor lo que tenemos y, colaborar Todo@s en su mejora utilizando las consultas de Atención Primaria, las Urgencias y los hospitales únicamente cuando se necesita de verdad, sin excusas y sin atajos. Además, esta actitud es Saludable individualmente y socialmente.

 

JAMCA