Domingo, 26 de mayo de 2019

El colegio Calasanz recauda 1.800 kilos de alimentos para familias necesitadas de la ciudad

El material recogido en esta campaña se donará a las Hermanitas de los Pobres y a la Parroquia de San Pablo

Alumnos del colegio Calasanz preparando las cajas con los productos recogidos

El colegio Calasanz ha recaudado 1.800 kilos de alimentos destinados a las Hermanitas de los Pobres y a la Parroquia de San Pablo. Son productos no perecederos y típicos de las fechas navideñas, así como artículos de limpieza e higiene personal que harán más llevadero el invierno salamantino a las personas más necesitadas de nuestro entorno.

Por eso, el Departamento de Acción Social de este centro quiere agradecer a las familias su colaboración, así como la de los propios estudiantes y los docentes. “Nuestro objetivo es fomentar la educación de nuestros alumnos en tolerancia y respeto de los derechos humanos, en justicia social, en la paz, en el respeto a la Naturaleza y en la solidaridad, dinamizando estos objetivos entre todas las etapas y niveles del colegio a través de diversas campañas de concienciación”, explican los responsables del colegio.

“Esta última campaña realizada en el centro ha sido la Operación Kilo-Litro con la intención de concienciar y sensibilizar a todos los miembros de la Comunidad Educativa para ayudar a  las personas más desfavorecidas y necesitadas de la ciudad”, añadían.