Jueves, 24 de enero de 2019
Alba de Tormes al día

Vitor Teresa, sin apoyo municipal, con reconocimiento popular

El Ayuntamiento, empeñado en malgastar los fondos públicos en otros menesteres y en empeñar al tejido empresarial con una deuda comercial de más de 1.300.000 euros, no tenía ni un céntimo para la exposición
El alcalde Jesús Blázquez habla con Javier Iglesias en la inauguración de la muestra

28 de marzo de 2018, Jesús Blázquez confirma en un pleno ordinario que el Ayuntamiento de Alba de Tormes no formaría parte de Vitor Teresa, la exposición Teresiana que organizaría finalmente la Diputación de Salamanca y los Carmelitas Descalzos.

Con el “no” a Vitor Teresa y los cuestionados resultados del Año Jubilar Teresiano tanto por comercio como por hostelería,  el alcalde Jesús Blázquez y todo su equipo han perdido una oportunidad de oro para demostrar que realmente querían que “perdurase la imagen turística del año 2015”. Si verdaderamente estaban dispuestos a “colaborar con el sector turístico”, como aseguraron al finalizar las Edades del Hombre, los Carmelitas Descalzos han actuado como promotores  turísticos y han sacado adelante una exposición con beneficios para Alba de Tormes sin su apoyo.

El escudo del Ayuntamiento de Alba de Tormes, el que representa a todos los albenses, se quedaba fuera de una representación institucional de alto nivel. Vitor Teresa recibió el “sí” y el apoyo de la Casa de Alba, la Universidad de Salamanca, las Diócesis de Ávila y Salamanca, la Catedral de Salamanca, la Universidad Pontificia, la Junta de Castilla y León, Gir Alfonso IX, la Fundación Rodríguez Fabrés, la Casa Pastrana o la Archicofradía del Rosario, entre otras.

Ante la nula altura de miras municipales, surgieron los de siempre, aquellos que desde el ámbito privado apoyan todo lo relacionado con su pueblo, sin esperar nada a cambio. Comercial Anaya, Grupo Nani, Pinturalba, Anros Alba, Electricidad José Luis Reyes, Hotel Don Fadrique, Ber-Oil, El Ventorro, Pastelerías La Madrileña y Carpinteria Hermanos Jiménez Iglesias pusieron su granito de arena para que la exposición pudiese salir adelante con garantías.

Ni un euro municipal

El Ayuntamiento, empeñado en malgastar los fondos públicos en otros menesteres y en “empeñar” a muchas empresas con una deuda comercial de más de 1.300.000 euros, no tenía ni un céntimo para la exposición

“El Ayuntamiento no puede invertir el dinero que quieren para mantenimiento o limpieza porque el Ayuntamiento no da más de sí”, explicó el alcalde. Por su parte, el Partido Popular pidió a Blázquez “reconsiderar su decisión por el bien de Alba de Tormes, su hostelería y su comercio”.   Un mes antes, el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias,  explicó en una entrevista concedida a SALAMANCA AL DÍA,  haber "contado al Ayuntamiento, al alcalde y varios concejales lo que íbamos a hacer".  

A comienzos del mes de julio se instalaron las primeras pancartas de Vitor Teresa en los exteriores de la iglesia de San Juan de la Cruz. La apertura de la exposición era inminente y se confirmaba lo esperado, el Ayuntamiento de Alba de Tormes no aparecía como organizador, tampoco como colaborador. Ni un euro para la exposición, que ha sido sin lugar a dudas el mayor evento religioso y a la vez cultural del Año Jubilar Teresiano.

En octubre, el alcalde de Alba de Tormes, Jesús Blázquez despedía el Año Jubilar y a Santa Teresa con estas palabras: “Te hemos sentido presente entre nosotros, desde este santuario y plaza que guardan tu celda y tu sepulcro, y que son el corazón espiritual de esta villa y adonde miramos todos los albenses”.

El alcalde pronunció estas palabras desde la pancarta promocional de ‘Vitor Teresa’, el lugar donde se asentaba la exposición, que meses antes recibía la negativa de toda colaboración municipal. El mismo lugar que fue el escenario elegido para inaugurar la exposición, donde no participó en los discursos inaugurales, aunque sí presidió (bajo invitación) junto al resto de autoridades, que sí habían sido participes directos de la organización de la muestra.

El gusto por las incoherencias

En 2015, el Ayuntamiento invirtió 22.000 euros para que las Edades llegasen a la villa ducal corriendo con los gastos de una enorme red anti-palomas, que cubrió el interior de la Basílica Teresiana y cubrir de hormigón brillante tanto el ábside como el presbiterio. La llegada de las Edades a Alba de Tormes permitió que el Ayuntamiento, junto con la Junta de Castilla y León, generase 20 puestos de trabajo. 

Tras su clausura, el alcalde de Alba de Tormes, Jesús Blázquez, definía que el éxito de las Edades del Hombre se debía a “la fusión de dos eventos: Edades del Hombre y V Centenario”, a la vez que prometía “colaborar con el sector turístico para que la imagen del 2015 perdurase”. Sus declaraciones contrastaban con las realizadas un mes antes de llegar a la alcaldía cuando definió las Edades como “un sucedáneo de las de Ávila y 2015 una oportunidad perdida”.