Lunes, 6 de julio de 2020

Territorios de las arquitecturas tradicionales

La relación directa con el medio físico puede establecerse a través de los materiales empleados en su edificación, aunque en toda obra humana la evolución está claramente presente. El  hecho de ser una arquitectura básicamente autoconstruida, basada en el puro esfuerzo familiar y personal  dentro de una economía rural de supervivencia, lleva a la utilización  de materiales  de construcción fácilmente accesibles, tanto por su  situación, facilidad de trabajo y economía. La tierra, la madera y la piedra empleadas, son las existentes  en el lugar, estableciéndose  su uso conforme a una jerarquía de calidad  y durabilidad. Se utilizan los materiales  más duraderos, como la piedra, en una gradación  que va de menor en los  edificios auxiliares  y agropecuarios, a mayor en la vivienda, tanto en función  de la capacidad económica y posición de los propietarios como del papel funcional y simbólico de lo construido.